México. Caravana migrante proyecta llegar a CDMX, solicitan apoyo y diálogo al gobierno
Resumen Latinoamericano*, 31 de octubre de 2018

Sobre bolsas de plástico y cartones, la mayoría de los migrantes centroamericanos pasaron la noche en el municipio de Juchitán, Oaxaca, donde han decidido permanecer durante este miércoles, hasta que resuelvan el tema del transporte que los lleve hacia la Ciudad de México.

La caravana de migrantes pidió a los gobiernos de Oaxaca y la Ciudad de México ayuda para transportar a la capital del país a los entre 5 mil y 7 mil integrantes del grupo que ya viene seguida de otra más.

Por esta zona del sureste de México, miles de ciudadanos provenientes de Guatemala, El Salvador y Honduras caminaron más de 50 kilómetros la mañana del martes para llegar a este municipio zapoteca que los cobijó y les ofreció como refugio el lugar donde se construye una terminal de autobuses, además de agua y comida.

“Nos vamos a quedar en Juchitán, porque aún no se ha resuelto la cuestión del trasporte, nuestra exigencia no ha sido escuchada”, dijeron integrantes de Pueblos sin Fronteras, organización que acompaña a la caravana.

Ante las miradas de decenas de migrantes, señalaron que ha faltado pedirle al gobierno federal que también resuelva y les garantice un transporte digno.

Es por ello que también se integró la “comisión de diálogo del éxodo”, anunciada un día antes, la cual tendrá la función de organizar mejor al contingente y recolectar las demandas de los migrantes, para así poderlas plantear ante las autoridades mexicanas.

Ahora, esta comisión también participarán para gestionar antes los gobiernos de la Ciudad de México y Oaxaca, el transporte que los lleve o los acerque a la capital del país, donde buscarán el diálogo para encontrar soluciones a sus demandas.

La comisión del éxodo está integrada por hombres y mujeres, pero también por integrantes de la comunidad gay y transexual, quienes demandan respeto al contingente que inició este viaje en Honduras hacia la frontera de México con Estados Unidos.

Son casi 20 días que llevan caminando, muchos han padecido golpes de calor, otros se han enfermado por infecciones estomacales o respiratorias, incluso, este marte un menor con discapacidad tuvo que ser trasladado de urgencia, debido a que presentaba problemas en el corazón.

En sus caras se nota la tristeza, pero también la desesperación o el miedo de qué les depara el futuro en este largo viaje. Muchos hablan entre sí sobre los motivos que los llevaron a dejar su país, la mayoría coincide en esas razones: el hambre y la violencia.

Hoy continuarán en Juchitán y será un día importante porque se decidirá qué rumbo tomará la caravana, respecto a las soluciones que haya en cuanto al tema de transporte; mientras tanto aquí se ofrece comida, agua, atención médica, jurídica y entretenimiento.
* Fuente: ANIMAL POLÍTICO