Wladimir Turiansky
Diciembre de 2008

Rebuscando entre papeles, encontré este artículo de Wladimir. A pesar de los 9 años transcurridos, tiene enorme vigencia para las tareas pendientes de la izquierda, tan perdida hoy en el camino de transformaciones radicales para, por y CON el pueblo. Y el alcance de estas lineas, de ese extraordinario compañero que ya no está con nosotros, no es sólo nacional, sino que tiene un valor universal en ese difícil bregar por definir "una linea".   www.quehacer.com.uy

Por Wladimir Turiansky.

Los acontecimientos, trágicos en muchos aspectos, que hoy conmueven dos extremos del mundo, Venezuela en Nuestra América (usemos la denominación del también nuestro José Martí), y Ucrania, allá en la Europa del Este,  no deberían considerarse fuera del contexto histórico que ha marcado, y aún marca, el pasaje del siglo XX al XXI.
Por eso me ha parecido importante repasar algunos hechos ocurridos en este tránsito de siglos, que a lo mejor nos ayudan a comprender mejor lo que hoy está ocurriendo. Para ello retomo algo escrito hace tres años, en la época de la llamada “primavera árabe”. 

Su título era “EL GRAN HERMANO.COM”, y de él me permito recoger algunos párrafos, nada más que para dar continuidad a la presente reflexión.
El título hacía referencia a la novela “1984”, del escritor inglés George Orwell, y al papel que los medios informativos adjudicaban a redes virtuales, como Facebook y Twitter, en las movilizaciones que sacudían a los países árabes del norte de África en aquellos momentos.

Frente Amplio       Comites de Base

 
 
 

ANTE UN EVENTUAL Y MAS QUE PROBABLE GOBIERNO DEL FA Y SUS ALIADOS A PARTIR DEL 2005, ¿CUAL HABRÁ DE SER EL PAPEL A JUGAR POR LOS COMITES DE BASE Y LAS COORDINADORAS DE NUESTRO FRENTE?

 Frenteamplistas de la Coordinadora B del FA en Montevideo se han planteado esta interrogante, lo han debatido en un taller y se aprestan a resumir las conclusiones en un documento que habrán de hacer llegar al conjunto del Frente, a su dirección, a las estructuras partidarias y a las bases.

Como esta pregunta, o parecidas, se la formulan muchos frenteamplistas, y ha dado lugar incluso a expresiones periodísticas, quisiera incorporar las reflexiones de alguien que desarrolla su militancia política en ese ámbito, el del comité de base.

Por Wladimir Turiansky

AQUELLA FABULA DEL TIBURON Y LAS SARDINAS.


Juan José Arévalo, fue electo presidente de Guatemala en 1944, asumiendo el 15 de marzo de 1945. Con él se dio inicio a un proceso de efectiva democratización del país, y profundas transformaciones sociales, cuya continuación quedó en manos de su sucesor, Jacobo Arbenz, electo presidente en 1951, quien asumiera en 1952,  con su proyecto de reforma agraria y recuperación de las riquezas naturales. Tierras y frutos estaban por aquellos años en manos de la poderosa United Fruit, corporación estadounidense cuyas garras se extendían por toda la América Central. No pudo ser. Los EEUU se encargaron de frustrar tan bello sueño. Eso fue en 1954. En 1956, Arévalo publicó un libro titulado “Fábula del tiburón y las sardinas”, que se refería a la difícil coexistencia pacífica entre el tiburón y las sardinas de su vecindad, aludiendo así a la relación de los EEUU con las repúblicas centroamericanas.


A más de 50 años de aquella publicación, la fábula sigue siendo aleccionadora, no sólo para América Central, sino para el conjunto de la América Latina, América la nuestra, como la denominara José Martí.
Es un buen título para este alegato. 

SOCIALISMO Y DEMOCRACIA

Wladimir Turiansky    03/03/2011

En VOCES del 10/2 se publica un artículo titulado SOCIALISMO DEMOCRÁTICO, cuyo autor es Heber Gatto. El tema de este artículo, y la forma en que se encara es por demás sugerente, de rigurosa actualidad, y que impone la reflexión. Se pregunta y nos pregunta: Socialismo y democracia ¿son compatibles? Y apoyado en sus concepciones filosóficas, que define como liberalismo, procura demostrar que no lo son, y que el socialismo, en última instancia es la negación de la democracia.

No me propongo polemizar con el autor ni con el artículo. No concordando, como es obvio, con la tesis que maneja, le agradezco en cambio que su publicación da pie para reflexionar sobre el socialismo y sobre la democracia, sobre sus contenidos y sobre su interrelación. Copio a Gatto y me propongo también echar mis versos del alma.