Por Carlos Amir González
13/01/2018

                  “Nunca es triste la verdad, lo que   
                    no tiene es remedio “ (Serrat)                                                                                                  

Según el diccionario la palabra verdad, significa: Conformidad de lo que se dice con lo que es.

Fidel Castro dijo en alguna oportunidad: Cuando una verdad se dice, parece que el mundo se hundiera…, haciendo recurso de contrastar lo dicho con un poco de razonamiento irónico, podríamos apreciar que el mundo se mantiene a flote sobre la base de un mar de mentiras que lo sostienen o agudizando la apreciación podríamos decir lo que en apariencia nos sostiene, no está en conformidad con la sostenibilidad sino más bien con una futura hecatombe.
Jorge Majfud, uruguayo profesor universitario y escritor, en un reciente artículo titulado “La gran crisis del siglo XXI”, nos dice lo siguiente: “Hoy, en el 2017, estamos sentados sobre una bomba de tiempo. Mejor dicho, sobre dos, interconectadas.”
“La primera es la creciente, excesiva y desproporcionada acumulación de dinero y, por ende, de poder político y militar de una minoría cada vez más minoritaria, tanto a escala global como a escala nacional. Esta acumulación crecientemente desproporcionada, producto de la espiral que retroalimenta el poder del dinero con el poder político-mediático y viceversa (dinámica que produce bolas de nieve primero y avalanchas después) se agravará aún más por la automatización del trabajo. El desempleo en los países ricos, centros del control financiero. narrativo y militar, aumentará la tensión, no porque la economía del mundo rico colapse sino, quizás por lo contrario. El creciente fascismo y las reacciones micropolíticas de la izquierda con marchas y contramarchas, serán solo síntomas violentos de un problema mayor.”

Esta primera “bomba de tiempo” sobre la cual se asientan la realidad internacional y las realidades nacionales, asumida como tal por cualquier ciudadano “medianamente pensante” del planeta y del mundo contemporáneo que habitamos, que quiera con honestidad y decencia “mirarla de frente” …  no ofrece posibilidades de ser “cuestionada” … es y existe tal cual está planteada por Majfud … y se llevará “puestos” a capitalistas concentradores y a trabajadores desposeídos, a campesinos que reclaman tierra para poder seguir alimentando a generaciones familiares y seguir realizando la “soberanía alimentaria” de sus conciudadanos y no rendirse a los mercados de “dioses transgénicos” o commodities de bolsas de valores … a niños de cunas de algodón, y a los 31 millones de niños que mueren anualmente “hoy día” por causas evitables … a este mundo en el que “sobrevivimos y coexistimos” … nos trajeron leyes que “sometedores y sometidos” por diferentes vías de dominación, se nos han impuesto o hemos aceptado … la impúdica riqueza, que como nos describe Majfud, unos pocos han acumulado en el mundo – material, militar, mediática, suntuaria, que está en correspondencia con la extendida pobreza y miseria de millones de seres humanos … no puede “encumbrar al podio de único camino, al sistema capitalista que rige el destino y futuro de la Humanidad”, y al cual hoy en políticas, ideologías y filosofías – “los más, de Izquierda a Derecha … someten a dirigentes y dirigidos” … cayendo no ya en la “pobreza económica” que es mala, sino que en la “pobreza política” y en la “miseria filosófica”, que es mucho peor.

¿ El “estado de cosas” en que se encuentra nuestra realidad internacional y las nacionales, y estas “bombas interconectadas” que se ciernen sobre nuestro presente … anunciando un futuro más que incierto … surgieron de voluntades individuales asociadas … de colectivos muy perversos … ?
No … son el resultado del devenir histórico de la Humanidad, aunque sea el ensayo de una respuesta simple, para una realidad compleja. La Madre Tierra nos podría decir … como a una de sus especies pródigas … “ustedes se meten en cada problema … y además dejan el hábitat en ruinas ¡!!.”

Algunos contingentes de clases sociales conocidas por todos, dirán “el mundo, pese a los múltiples problemas que lo afectan, vive su mejor momento”… en realidad evalúan que es “su mejor momento”, pero como son esencialmente egoístas, avariciosas e indolentes a los pesares de la mayoría de la gente … ya lo dijo el mayor delincuente de la política argentina … “estamos mal, pero vamos bien”, mientras arruinaba con sus políticas a millones de argentinos , Carlos Saúl Menem. En una oportunidad, los japoneses plantearon en la Trilateral, que su superproducción de automóviles, requería de una mayor demanda internacional, pensaban invertir entonces en el mejoramiento del poder adquisitivo de los países del tercer mundo … la Thatcher y Reagan les salieron al paso … prohibiéndoles cualquier iniciativa en este sentido … las cifras del sistema daban “buena tasa de ganancia” en la industria automotriz. La industria del vehículo eléctrico, después de exitosos anuncios de su desarrollo, de sus bondades de no polución para el medio ambiente – y por ende mejora de calidad de vida para sus habitantes – han recibido un “parate del sistema capitalista”…sus estudios contables les han comunicado que entre “inversión necesaria y resultados de tasa de ganancia”…la ecuación “no es buena”…al diablo entonces el medio ambiente y la calidad de vida de sus habitantes…sigamos en aras de la “mayor ganancia”…poluyendo y matando el medio ambiente, con sus especies incluidas … la nuestra incluida… pensar que las revoluciones burguesas, en su momento contra aquellas clases despóticas de la nobleza, echaron bases para el desarrollo del “pensamiento Humanista”… sería bueno, que para avanzar algo … retrocedieran algún siglo… por lo menos para “parecer seres humanos” … y no colgar en sus albúmenes familiares … gráficas de cuadros económicos que los muestran como “gananciosos” en épocas de la “tragedia humana”.

Dentro de los muchos que por suerte existieron, para que este “estado de situación de la Humanidad” no prosperase…hoy nos encontramos que muchos de los mismos…se rectifican desde un discurso muy “deprimente y decadente”…- el camino y la situación en la que estamos, es lo menos malo que nos podría ocurrir…no seamos nostálgicos de haberle querido “ahorrar este trago amargo a la Humanidad, era necesario…”, algo así como que de aquí en más…”todo será ganancias”…vieja y nefasta tesis de que “los sistemas confluyen”…todos hermanados, camino del cadalso…disculpe el lector, la letra, la ironía, la vida … se me entremezclan con los jugos gástricos, factores de conciencia…al fin de cuentas, he visto morir a mi costado, gente digna…que jamás renunció a que “otro mundo era posible”…porque su sueño de revolución universal no fijaba parada en llegar a la estación de “burgués gentil hombre”…

Concluyendo
…y tal vez, como decía Machado…”yendo de nuestro corazón, a nuestros asuntos”…la segunda bomba interconectada de la cual nos anuncia Madjfud, que de detonarse será al unísono con la primera y viceversa, “fruto de que el panorama, por dónde se lo mire, no es alentador.”

“Renovar las esperanzas en un sistema y un orden mundial que está llegando a su fin de forma dramática y sólo contraponerle “las micropolíticas de diversidades minoritarias”, es suicida…porque ninguna de estas medidas y luchas, nos salvará de una catástrofe mayor.  Cuando ya no haya tierra, agua, alimentos, leyes, cuando los individuos y los pueblos estén luchando por sobrevivir de la forma más desesperada y egoísta posible, a nadie le importarán las causas de la micropolítica. Lo bueno es que, si bien el pasado no se puede cambiar de forma honesta, el futuro sí. Pero para hacerlo primero debemos tomar conciencia de la gravedad situación. Si realmente vamos caminando hacia atrás, rumbo hacia al abismo, el simple acto de detenerse un momento para pensar un cambio de rumbo, parece lo más razonable”, concluye Majfud.

En este presente de un nuevo verano uruguayo de 2018, millones de turistas extranjeros y nacionales, rumbo a nuestras hermosas costas del este … en los 70, Rodney Arismendi, evocaba una situación de contrastes en Uruguay, recordando que a mediados de los 50 del siglo pasado … florecientes capas medias se desplazaban por la costa montevideana, en multicolor caravana de vehículos, rumbo al este para disfrutar de un nuevo verano de vacaciones…en paralelo, hacia el oeste de Montevideo, en el barrio obrero de La Teja…caía ultimada por las balas asesinas de rompehuelgas, la obrera María del Carmen Díaz, por la ocupación de una fábrica metalúrgica…

Paradójicamente, por esos duendes de la historia, en este verano del 2018, cayó abatido un dirigente sindical del transporte a manos de un chófer con antecedentes “antisindicales”…presurosos los dirigentes de la central obrera, retornaron de sus vacaciones para responder a “esta situación”.
Presurosos todos, debemos retornar del mundo que nos siguen “vendiendo como un fetiche”, y regresar a la construcción de otro…que es posible, dependiendo de nuestra “voluntad emancipadora” del “anciano régimen”