A partir de nuestra cápsula 100, dejaremos de llamar “circo” al proceso electoral, para denominarlo como corresponde: “farsa electoral”. El circo es fidedigno –los enanos lo son, los payasos hacen reír y los animales, aún en su cautiverio, actúan como tales—mientras que la farsa electoral está llena de mentiras, incluyendo promesas de campaña, planes de gobierno y angelicales candidatos. ¡Y, además, la farsa utiliza las encuestas! Hace un par de días comentábamos una primera encuesta encargada por Canal Antigua y hoy aparece la de Prensa Libre, en donde, curiosamente, no existen ni votos nulos ni en blanco, que eran casi un 20% en la primera. Los matemáticos se esfuerzan por descifrar cómo suman el 100% de los 1,201 encuestados. Lo que resulta claro es que la Embajada ha dado la orden de inflar a “Jimmy” (no le gusta ni Baldizón ni Torres), al igual que la asociación de veteranos del ejército, de tendencia ultra-derechista, que lo ha tomado como su abanderado. Se nota también que la encuesta de Prensa Libre ha querido darle un empujoncito a la inconstitucionalZury, para hacer creer al electorado que sí debe ser aceptada como candidata (pensando en el futuro, sin duda). Todavía estamos a la espera de que el TSE asuma su papel y deje fuera a Ríos y Barquín, como mínimo, aunque la lista de no “idóneos” es interminable.

 

Lo que la ciudadanía debe tener claro es que se trata de la “farsa electoral” que pretende dejar intacto el sistema político. El binomio presidencial electo no gobernaría; solamente actuaría como gerente bajo el procónsul Robinson. Y el Congreso estaría controlado por Líder (con 7 diputados sujetos a antejuicio, hasta ahora); los de Jimmy; y los de la UNE, que con tres períodos en el Congreso ya sabemos lo que representan. Por ahí aparecerían unos cuantos “diputruchos” de los partidos de comparsa y, posiblemente, no aparecería nadie de centro-izquierda, si sus partidos atienden la solicitud de la Asamblea Social y Popular de retirarse de las elecciones. Nosotros, simplemente, no debemos tolerar las elecciones, por más insistencia que exista de EEUU, el CACIF y los nefastos y desprestigiados partidos políticos (y de otros que hacen “su agosto” con las elecciones). ¡NO A LAS ELECCIONES BAJO ESTAS CONDICIONES!

 

Guatemala y su Diáspora, 10 de agosto de 2015, Secretaría de Asuntos Políticos de la RPDG