Octubre 23, 2019
Este 23 de octubre, en manifestaciones y protestas multitudinarias, centenares y centenares de miles de chilenas y chilenos en todo el país, y en el extranjero, han expresado su legítimo descontento y han rechazado la represión y las migajas que el gobierno de Piñera anunció hace algunas horas.

Se trata de manifestaciones inéditas en las últimas décadas, y tal vez, sin precedentes en el último ciclo histórico de Chile.

Millones, de forma pacifica, se movilizan desde hace varios días y todo indica que las protestas y el descontento no se detienen. Crecen.

Chile exige y clama cambios ahora. Y no medidas cosméticas.

Saludamos y apoyamos la convocatoria que  ha realizado la MESA DE LA UNIDAD SOCIAL a una huelga general que continúa mañana jueves. La jornada de hoy ha sido la multitudinaria respuesta al paquete de medidas anunciada por Piñera y que no tiene eco en la ciudadanía.

Creemos que los partidos políticos que están verdaderamente por escuchar al pueblo, deben apoyar a este espacio amplio, democrático y plural de movimientos y organizaciones sociales.

El único espacio de diálogo legítimo y democrático, es el que considere, en igualdad de condiciones, a la MESA DE LA UNIDAD SOCIAL. El gobierno debe terminar con la exclusión que trata de imponer.

Hasta hoy, el gobierno ha excluído y ha marginado al mundo social y popular. Llegó la hora que, de verdad, escuche a las mayorías nacionales.

Chile rechaza los intentos por imponer acuerdos cupulares; excluyentes; sectarios; que buscan imponer medidas cosméticas y antipopulares.

Por nuestra parte, creemos que las demandas concretas y urgentes que deben ser consideradas, son las siguientes:

Nuevo sistema de pensiones que garantice dignidad plena.  No más AFP.

Salarios dignos, que superen la línea de la pobreza, y que sea en el marco de las 40 horas semanales.No 45 como trata de imponer el gobierno.

Nueva constitución política, vía asamblea constituyente.

Congelamiento de proyectos de ley que sólo favorecen a los más ricos, como la reforma tributaria; de pensiones; y de leyes laborales.

Nuevo sistema parlamentario, unicameral, mejorando la pluralidad y representación ciudadana, con sueldos  a escala del  sistema de funcionarios públicos.

Fin ahora al estado de emergencia. Fin a la represión criminal, deben esclarecerse las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos. Severa investigación de las acciones represivas, y presencia en Chile, con extrema urgencia,  de organismos y observadores internacionales de defensa de los derechos humanos de  la ONU.

Piñera debe responder. El y su gobierno son los responsables de esta crisis. Impulsamos una acusación constitucional por severo abandono del estado derecho, con consecuencias graves para la sociedad y la democracia.