13-11-2017

Todo gran acontecimiento histórico es interpretado de muchas formas diferentes, lo cual no quiere decir que todas esas posibles lecturas sean igualmente válidas o se aproximen en el mismo grado a una reconstrucción lo más objetiva posible de los hechos, con todas las dificultades que esto tiene. Esto, que es válido para cualquier acontecimiento histórico significativo, lo es más profundamente aun para un acontecimiento y un proceso histórico como fue la Revolución Socialista de Octubre, que es uno de los que más polémicas ha generado en el siglo XX y en lo que va del XXI.

Lo que me propongo en este artículo es señalar una serie de mitos, medias verdades y ocultamientos en base a los cuales se ha construido una especie de “historia oficial” de la Revolución Rusa, reproducido por los grandes medios, gran parte del espectro político y una parte significativa de la academia. Esta “historia” se asemeja mucho a las “leyendas negras” que los sectores dominantes suelen imponer sobre los procesos revolucionarios, no sólo socialistas, sino, incluso, los democrático-radicales, como lo hicieron las clases terratenientes de la “provincia oriental” del siglo XIX -aliadas a los imperios del momento- con el proceso revolucionario artiguista.

Uno de los principales mitos o medias verdades, sobre el cual se construye esta historia oficial/leyenda negra, es considerar a Stalin como una consecuencia “necesaria” de Lenin. Hipótesis más que cuestionable y que debería ser probada con argumentos, los cuales muchas veces son débiles o están ausentes. Una sucesión histórica no convalida una relación de causa-efecto necesaria entre ambos sucesos; para citar una cuestión fundamental: Lenin siempre rechazó la colectivización forzosa que más tarde llevaría adelante Stalin, para Lenin este tipo de transformaciones sólo podían ser realizadas consensuando con el campesinado y no imponiéndolas coactivamente. Tampoco se desarrolló, durante el período de Lenin, la dogmatización estética que supuso el realismo socialista como doctrina y receta, siendo los tiempos de Lenin, al frente del gobierno bolchevique, un momento de eclosión de las artes. Otras cuestiones menos conocidas del gobierno soviético en sus primeros años, fueron la abolición de las leyes zaristas contra los homosexuales y los importantes pasos dados a favor de la emancipación femenina: el voto femenino, la legalización del aborto y la ley de divorcio entre otras medidas1, además del importante papel que muchas mujeres jugaron como dirigentes bolcheviques, entre ellas Nadia Krupskaia y Alexandra Kollontai. Lenin sostenía al respecto: “...no dejamos un solo ladrillo de las leyes despreciables que colocaban a las mujeres en un estado de inferioridad en comparación con los hombres..."2. En todos esos aspectos, se retrocedió sustantivamente en el período de Stalin, en el cual se restablecieron leyes contra los homosexuales y se retornó a viejos modelos que idealizaban la familia patriarcal, también, por otro lado, se optó por la rusificación, a pesar de toda la defensa que hizo Lenin en vida del principio de autodeterminación de los pueblos y de su lucha para que Rusia dejara de ser “cárcel de los pueblos”.

El documental es un ataque a la educación pública en el ámbito hispanoamericano
Una crítica al documental "La educación Prohibida" .
Alexis Capobianco

 Rebelión - 25-08-2012

Precedida de un bombardeo publicitario que nada tuvo que envidiarle a Batman o algunas de las producciones holywoodescas de gran taquilla, la película “La educación prohibida” (¿documental o spot publicitario de 2 horas y 15?… talvez las dos cosas, talvez simulacro de documental, una versión “en serio” del Zellig de Woody Allen) ha visto la luz.

Desde su nombre, “La educación prohibida”, parece apuntar a movilizar determinadas fibras susceptibles en estas regiones post “plan cóndor”. Lo prohibido, lo alternativo quedó grabado en el imaginario colectivo como aquello reprimido, encarcelado, torturado por las dictaduras del cono sur, por los disciplinadores, los uniformizadores, los represores. Lo prohibido no ha dejado de ser símbolo de rebeldía. Disciplina, autoridad, y otros términos emparentados son asociados, en forma casi mecánica por muchos, con las últimas dictaduras, con la represión salvaje, la tortura y la desaparición.

25 de mayo de 2012

ALEXIS CAPOBIANCO 

Las evaluaciones se multiplican, toda ha de ser evaluado, se crean programas de evaluación, evaluaciones internas y externas, evaluadores especializados en evaluar evaluadores, evaluación al cuadrado, al cubo y quien sabe talvez evaluación a la cuarta y a la quinta.

También los controles; es necesario controlar la higiene, la seguridad (sonría, lo estamos filmando), a los trabajadores en su desempeño laboral. Vivimos en una potencial guerra de todos contra todos, o vivimos ya en la guerra de todos contra todos, si no hay control se desatará el caos, la muerte la desintegración, la única solución es la policiación de la sociedad, y cuando hablamos de policía acá no nos referimos solo a aquellos que se visten de azul y tienen una camperita que dice policía, ni siquiera nos referimos a los que trabajan en las empresas de seguridad privada y a la legión de porteros, sino a los que cumplen tareas inspectivas, a los evaluadores que evalúan resultados, al recientemente creado, cumpliendo la ley de educación, Instituto Nacional de Evaluación Educativa, un instituto que va a evaluar los resultados y va a evaluar como evalúan los que evalúan y como evalúan los que evalúan a los que evalúan (en forma directa o indirecta)...."Llegue a las cifras indicadas internacionalmente y, además, sonría, lo estamos evaluando", Porque ellos también son evaluados, por los organismos internacionales, esos organismos multiestatales vinculados, directa o indirectamente con la ONU, institución de carácter bastante antidemocrático, pero que sin embargo tiene un papel cada vez más creciente, a través de sus diversos organismos, en la imposición de políticas y en su posterior "evaluación", a estados que son, en gran parte, supuestamente democráticos...No hablemos ya de esos organismos multiestatales como el FMI y el BM (si son multiestatales) que parecen una sucursal de las corporaciones norteamericanas y europeas. Organismos tecnocráticos que evalúan a los gobiernos democráticos, que dan "consejos" que al parecer tienen, más bien, el carácter de "imperativos categóricos"…..y si no se cumplen esos mandamientos de los representantes del Dios Mercado, o de algún Dios similar, uno será expulsado de la "comunidad internacional".

El Partido Nacional interpeló a Bonomi alarmado por el incremento de la delincuencia. Los responsables del gobierno más neoliberal que tuvo el país, es decir, las fuerzas de vanguardia de un modelo que tiene como fruto la producción masiva de delincuencia ahora están indignados por la “inseguridad”...y no solo produjeron un modelo que produjo delincuencia sino que crearon y defendieron la impunidad para los mayores delincuentes de la historia de este país con la ley de impunidad…En un mundo invertido los que generaron condiciones para el despliegue de la delincuencia y los que protegieron a los mayores delincuentes se asustan de su propia producción…¿aprendices de brujo? No. Creo que es lo que Engels llamó “falsa conciencia” en su forma más descarada, el falseamiento radical de la realidad, a través de la descontextualización y de la deshistorización para lograr recuperar la hegemonía a nivel del gobierno…Ahhhh me olvidaba!!…también en el último gobierno blanco se produjo lo que algunos consideran la peor represión de la historia del país: la masacre de Jacinto Vera….Había que cuidarse mucho no solo de los delincuentes, sino también de los que nos “protegían” contra la delincuencia.

Alexis Capobianco
Agosto de 2008

Los medios y la derecha parecen haber profundizado su campaña en pro de la inseguridad ciudadana. Los mismos que promovieron durante años las políticas neoliberales que desmembraron el tejido social, que destruyeron el aparato productivo, y llevaron a nuestro país a la peor crisis económica de su historia, siempre con la complicidad servil de los grandes medios, hoy están preocupados por la seguridad de los ciudadanos…¿Pero quien fue que creo las condiciones para que se deteriorara la seguridad? ¿Acaso no habrán sido esas mismas fuerzas que llevaron adelante una política que destruyó el tejido social, condenando a cientos de miles de uruguayos  a la pobreza, cuando no a la indigencia y la exclusión? ¿No tendrá que ver la violencia con la misma ideología y cultura neoliberal que promovieron los gobiernos de los partidos tradicionales? Nos referimos a la cultura de “hace la tuya”, del individualismo exacerbado, del desprecio  a la solidaridad y a la vida ajena, del desprecio de los más débiles, de su exclusión.

 ¿No tendrá que ver con esa cultura consumista que ha calado tan hondo en nuestra sociedad y que fue promovida tanto por los partidos tradicionales como por los grandes medios?