bridge1.jpgbridge2.jpgbridge3.jpg

Aportes

Varios

EE UU: El abismo fiscal…del 32 - Sam Pizzigati 30/12/12 Cierras los ojos en Washington estos días y casi se pueden oír los ecos de 1932. Hace ochenta años, al igual que hoy, una crisis fiscal dominaba casi por completo la capital del país. Entonces,

Ratio:  / 0

Por Sam Pizzigati

Cierras los ojos en Washington estos días y casi se pueden oír los ecos de 1932. Hace ochenta años, al igual que hoy, una crisis fiscal dominaba casi por completo la capital del país.

Entonces, como ahora, los conservadores fiscales exigían actuar de inmediato para poner remedio a un presupuesto federal repleto de números rojos. Y entonces, como ahora, el norteamericano medio se preguntaba a qué venía tanto alboroto por el déficit. La Depresión iba  por su tercer año y había millones de personas sin trabajo. ¿Por qué andaban los políticos regateando para equilibrar el presupuesto?

Leer más...

ACERCA DE LA COHERENCIA

Ratio:  / 2

José Luis Perera

He escuchado reiteradas veces que la posición de Tabaré Vázquez respecto del aborto es una demostración de su coherencia. El hombre estaba en contra de la despenalización del aborto y avisó: si votan una ley despenalizando el aborto, la veto. Y así lo hizo, la vetó. Ahora la derecha promueve un referéndum contra la nueva ley, y Tabaré Vázquez dijo que firmará (Mujica dijo que también, que capaz que firma, aunque dijo que no nos vamos a enterar porque si firma no lo va a decir. Fantástico). Esto no haría más que demostrar la coherencia de TV.

Leer más...

¿Porqué alzamos la voz?

Ratio:  / 1

Por Gerardo Leibner
Adjuntamos colaboración de Gerardo Leibner Uruguayo, exiliado desde los 12 años con su familia en Israel, Doctor en Historia en la Universidad de Tel Aviv, militante por los DDHH, dedicado a la docencia su área de estudio es la historia de la Izquierda en América Latina fundamentalmente Uruguay, Perú y el indigenismo
20 de noviembre 2012


¿Porqué alzamos la voz?
Gerardo Leibner

El jueves a eso de las 18:30 (ya la noche había caído bastante antes) éramos un poco más de 100, tal vez 120 manifestantes, mitad árabes y mitad judíos, que ocupábamos esa estratégica esquina de la antigua ciudad de Jaffa, hoy convertida en el empobrecido suburbio urbano al sudoeste de la ciudad de Tel Aviv, cuando de repente el sonido de una fuerte sirena se superpuso a nuestras consignas. Las dudas sobre si se trataba de un mal chiste se disiparon muy pronto, al minuto y poco, cuando oímos una fuerte explosión no muy lejos de donde estábamos. Luego nos enteramos que no hubo heridos ni siquiera daños materiales. La guerra de los misiles y los bombardeos había llegado a Tel Aviv, al centro del país.

Leer más...

Túnez: y de pronto, la revolución Santiago Alba Rico

Ratio:  / 0

Túnez: y de pronto, la revolución    Santiago Alba Rico     23/01/11

En 1999, cuando se contaba este chiste en los medios intelectuales, Túnez estaba amordazado, pero a cambio disfrutaba -se repetía- de una situación económica incomparablemente mejor que el resto del mundo árabe. Con un crecimiento medio del 5% durante la década pasada, el FMI ponía al país como ejemplo de las ventajas de una economía liberada de las trabas proteccionistas y en el año 2007 el Foro Económico Mundial para Africa lo declaraba “el más competitivo” del continente, por encima de Sudáfrica. “Kulu shai behi”, todo va bien, repetía la propaganda del régimen en vallas publicitarias, editoriales de prensa y debates coreográficos en la televisión. Mientras el gobierno vendía hasta 204 empresas del robusto sector público creado por Habib Bourguiba, el dictador ilustrado y socialista, se multiplicaba el número de 4x4 en las calles, se construían en la capital barrios enteros para los negocios y le loisir y hasta 7 millones de turistas acudían todos los años a disfrutar de la cada vez más sofisticada y sólida infraestructura hotelera del país. En el 2001, cuando se abrió el primer Carrefour, símbolo y anuncio del ingreso en la civilización, algunos podían hacerse la ilusión de que Túnez era ya una provincia de Francia. Era un país maravilloso: la luz más limpia y hermosa del mundo, las mejores playas, el desierto más hollywoodesco, la gente más simpática. No se podía hablar ni escribir, es verdad, pero a cambio la gente engordaba y el islamismo reculaba. La UE y Estados Unidos, pero también las agencias de viajes y los medios de comunicación contribuían a alimentar la imagen de un país más europeo que árabe, más occidental que musulmán, más rico que pobre, en transición hacia la felicidad del mercado capitalista. No se podía ni hablar ni escribir, es verdad, y también es verdad que ocupaba el segundo lugar en el ranking mundial de la censura informática, pero el esfuerzo del gobierno merecía una recompensa: Túnez organizó una Copa de Africa, un Mundial de Balonmano y en 2005 una insólita Cumbre de la Información durante la cual se ocultó al mundo una huelga de hambre de jueces y abogados y se detuvo a periodistas y blogueros.

Leer más...

La historia borrada

Ratio:  / 0

La historia borrada

He leído el libro en el cual se expone un trabajo interesantísimo de la profesora de historia Marisa Silva enfocado en lo que ella llama la necesidad de “hablar, escribir e investigar sobre la mayor fuerza legal de la izquierda en el período anterior al golpe de estado”(subrayado mío).Se refiere al Partido Comunista.

Le llama la atención-dice-que, entre tantas publicaciones aparecidas en la última década, pocas tienen vinculación con el Partido Comunista uruguayo.

Leer más...

Joomla templates by a4joomla