Pablo Castaño
3 de Octubre de 2018

Un cabo para la izquierda y el progresismo latinoamericano, para desencantados y escépticos. SI, SE PUEDE. El nuevo laborismo inglés:
“[Vamos a construir] una economía que utilice la tecnología para proteger el medio ambiente, para crear empleos pero también para compartir la riqueza en la sociedad en vez de concentrarla en las manos de unos pocos”.
“Las nacionalizaciones no serán una vuelta al pasado, no queremos quitarle el poder a unos directores sin rostro para entregárselo a una oficina de Whitehall, cambiar un gestor lejano por otro”

Julio Martínez-Cava
29/09/2018

“yo trabajo para superar el capitalismo, para realizar cambios radicales que transformen nuestra economía”.....
"las dinámicas mundiales de acumulación de capital han generado una concentración tan grande de poder que está en riesgo la capacidad de las autoridades públicas para determinar qué es bueno para la sociedad y qué no. Si la fuente de ese poder está en la estructura productiva y en la desigual distribución de los derechos de propiedad, las políticas del corbynismo han apuntado todos sus cañones a los orígenes de esa concentración de poder (rompiendo así con una dinámica generalizada entre los partidos de izquierda que pone el énfasis en la redistribución a posteriori de un producto generado a través de esos derechos de propiedad repartidos de forma desigual)."


Nancy Fraser
12/01/2017

La elección de Donald Trump es una más de una serie de insubordinaciones políticas espectaculares que, en conjunto, apuntan a un colapso de la hegemonía neoliberal. Entre esas insubordinaciones, podemos mencionar, entre otras, el voto del Brexit en el Reino Unido, el rechazo de las reformas de Renzi en Italia, la campaña de Bernie Sanders para la nominación Demócrata en los EEUU y el apoyo creciente cosechado por el Frente Nacional en Francia.

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universitat Pompeu Fabra
Publico.es   01/05/2018

Toda la evidencia existente muestra que los mayores problemas que tienen las clases populares en España –tales como el elevado desempleo, la baja tasa de ocupación, la disminución de la protección social, la bajada de salarios, el aumento de la precariedad, el deterioro de los servicios públicos y el descenso de la capacidad adquisitiva de las pensiones- derivan predominantemente del gran deterioro del mercado de trabajo y de las medidas de austeridad que se han ido imponiendo a la población (a través de recortes del gasto público en las transferencias públicas –como las pensiones- y en los servicios públicos del Estado del Bienestar –tales como la sanidad, la educación, los servicios sociales, la vivienda y otros) por parte del Estado (predominantemente por el Estado central, pero también por los gobiernos autonómicos como la Generalitat de Catalunya). Los datos son claros y contundentes y están ahí para todo el que quiera verlo (ver, por ejemplo, mi libro Ataque a la democracia y al bienestar. Crítica al pensamiento económico dominante, Anagrama, 2015).

Los resultados de Jeremy Corbyn y el partido laboralista en las últimas elecciones británicas han significado una agradable sorpresa y no faltan razones.
Manel García Biel 15 de Agosto de 2017

Corbyn y su propuesta política de giro a la izquierda, de regreso a los valores de los laboristas y el abandono de la "tercera vía blairista", ha tenido que enfrentarse a muchas dificultades. En primer lugar las derivadas de los propios parlamentarios laboristas la mayoría identificados con una posición centrista. Corbyn ha superado dos veces la rebelión de sus parlamentarios que han tratado de desbancarle de la dirección del partido. Y lo ha conseguido gracias al apoyo de la militancia en especial la más joven, y de muchos de los nuevos militantes que han llegado al laborismo atraídos por las posiciones de Corbyn.
Asimismo el liderazgo de Corbyn ha sido cuestionado constantemente por una mayoría de los medios de comunicación y por el conjunto del "establishment" que ha tratado de presentarlo como alguien anticuado y con propuestas no adecuadas al actual momento histórico.
Pero el dirigente laborista ha mantenido un mensaje perseverante, a contracorriente, muy comparable al efectuado por Bernie Sanders en las primarias de Estados Unidos. Un mensaje coherente, sin fisuras y defendido con una clara honestidad. Un mensaje que enlaza con los planteamientos que en el pasado habían dado la hegemonía al "Labour" desde la victoria en 1945 de Attlee y Bevan.
Hace más de dos décadas el "thatcherismo" consiguió con su "revolución conservadora" obtener la hegemonía ideológica basada en el individualismo y la política neoliberal. Política e ideología, que con pequeñas matizaciones fue asumida por el "Nuevo Laborismo de Blair" y sus seguidores de la "tercera vía" partidarios de una posición centrista del partido para atraer votantes moderados.