Guadalupe Bravo
La izquierda diario -  26-05-2018

Aunque desde el gobierno sigan afirmando que “el FMI no es como antes” buscando humanizarlo, basta con repasar las exigencias del rescate griego para comprobar a quienes afectará la reducción del déficit fiscal y la aplicación del plan de reformas antiobreras.

François Chesnais
A l’ encontré - 25-04-2018

A finales de 2017 aparecieron dos libros en el Reino Unido, en ediciones ampliadas, sobre el claro desplazamiento hacia la izquierda del Partido Laborista, que ha pasado ya la página del New Labour de Blair, así como sobre el recorrido político y la personalidad de su nuevo dirigente Jeremy Corbyn. Tratándose del más importante partido socialista/socialdemócrata del mundo, que tiene hoy 570.000 adherentes, su éxito electoral en junio de 2017 con un programa claramente antiausteritario merecería ya un interés por esta evolución.

19 de febrero de 2018
pagina12.com.ar

“La izquierda europea ya no es más sólo un fantasma”
La joven investigadora universitaria de Nápoles fue nombrada “jefa política” del nuevo partido de la izquierda italiana, Potere al Popolo, que buscará emular a sus pares de España y Francia en las elecciones generales del próximo 4 de marzo.
Por Federico Larsen

Samir Amin
TopoExpress - 12-03-2018
1.
Las elecciones italianas de marzo de 2018 abren un período caótico cuya salida permanece incierta. El país, que hace pocos años era conocido por ser uno de los más “eurófilos” es ahora “euroescéptico” en un 50% o más; la extrema derecha, abiertamente nostálgica del fascismo ha regresado con fuerza, y la derecha parlamentaria clásica imagina sin dificultad su alianza con ella (como en Austria, por ejemplo); el “populismo” (en este caso el Movimiento 5 Estrellas) se caracteriza por una confusión sin precedentes que impide saber cuál es su verdadero programa, si es que tiene alguno; la izquierda está claramente en declive.

 Higinio Polo
Rebelión – 07-02-2018

El sábado 11 de noviembre de 2017, decenas de miles de fascistas polacos desfilaron por las calles de Varsovia. Ante el Palacio de la Cultura y la Ciencia que la Unión Soviética regaló a la Polonia socialista, marchaban miles de personas con bengalas encendidas, y bajo un denso humo que envolvía las banderas y el resplandor del fuego que perforaba la noche, los ultranacionalistas gritaban: “Queremos a Dios”, al tiempo que clamaban por la Polonia blanca, pedían la expulsión de los refugiados que han huido de las guerras, y exigían la persecución de los comunistas: "A golpe de martillo, a golpe de hoz, acabemos con la gentuza roja".