bridge1.jpgbridge2.jpgbridge3.jpg

La Conquista de la Unidad

15 de abril de 1972

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

15 de abril

La Asamblea General aprueba el Estado de Guerra Interno

 “Luego de sesionar 24 horas, con el voto de los legisladores blancos y colorados, la Asamblea General aprueba el Estado de Guerra Interno en todo el territorio nacional por treinta días.  Es el sábado 15 de abril, son las cuatro de la tarde.

En algún momento del largo debate que acaba de terminar Zelmar Michelini hizo un anuncio sombrío: "En estos días en el país va a haber un baño de sangre.  Nadie se llame a engaño (... ) El hombre que en la calle, mañana con la metralleta en mano, imbuido de poderes extraordinarios, alentado por las palabras del presidente de la república, convulsionado también él en su fuero íntimo por la angustia y la congoja, sobrecogido su ánimo por algún compañero suyo que ha caído, comienza a realizar los procedimientos no será, señor presidente, el medio eficaz para pacificar el país ni tendrá el discernimiento adecuado ni gozará del equilibrio mínimo indispensable para poner en el país el orden que tanto se está reclamando". El baño de sangre no tardará en llegar.  Comenzará dentro de treinta y dos horas, la madrugada del lunes 17 de abril en Agraciada y Valentín Gómez, en el Seccional 20 del Partido Comunista.” (2)

 Las consecuencias del Estado de Guerra Interno  las describe Virginia Martinez en su libro (pag. 21):

“El Presidente reúne al Consejo de Ministros y a los Comandantes en Jefe de las tres armas, y envía a la Asamblea General un Mensaje en el que pide la suspensión de las garantías individuales y la aprobación del Estado de Guerra Interno por tiempo indeterminado. Si el Parlamento aprueba la supresión de las garantías individuales legalizará lo que rige de hecho: allanamientos sin necesidad de orden judicial, interrogatorios sin plazo y la suspensión del recurso de habeas corpus. El Estado de Guerra Interno permitirá la intervención de la justicia Militar en los delitos políticos, la creación de nuevos delitos, el agravamiento de las penas y la reclusión de los detenidos en cualquier parte del país.” (2)

 Y Wladimir Turiansky, nos relata su visión de esos hechos:

"Montevideo vive el 14 de abril un día tenso, de ciudad ocupada.  En pocas horas, el efecto político del paro del día anterior se borra, se diluye en medio de los comunicados oficiales, el despliegue militar en la ciudad, y los rumores de todo tipo que la inundan.

El Gobierno aprovecha la situación para remitir al Parlamento un proyecto de resolución por el que se suspenden las garantías individuales y se decreta el "estado de guerra interno" figura desconocida en nuestras normas constitucionales, que coloca a las personas en todo el territorio nacional bajo la jurisdicción de la justicia militar, un paso más en el proceso de militarización del país al que ya hice referencia.  Este «estado de guerra interno» sería sustituido luego por la ley de seguridad del estado, que, en muchos aspectos, y en particular en lo relativo a la extensión de la jurisdicción militar, no hace más que consolidar v dar permanencia a las normas transitorias del decreto anterior.  Lo grave de todo esto es que el bloque opositor del P. Nacional acompaña con su voto tanto los decretos de excepción como la ley.  Ejemplo tanto de las debilidades y vacilaciones de ese sector, como de una metodología de lucha que, pretendiendo radicalizar las luchas sólo consigue estrechar el campo de los posibles aliados." (3)

Compartir
Joomla templates by a4joomla