16/02/2012 Partido Comunista de Grecia

Los mitos acerca de la crisis y la respuesta del KKE y del movimiento obrero de clase

El frente negro del gobierno de coalición, de la Troika y de la plutocracia se está preparando a convertir la vida de la clase obrera y del pueblo trabajador en infierno. El acuerdo sobre las medidas anunciadas es sólo el precursor de lo infinitamente peor que vendrá con el “nuevo acuerdo” hasta el junio de 2012.

El nuevo Memorándum de empobrecimiento que fue aprobado por el Parlamento incluye las siguientes medidas:

1. Salarios

-- Recorte del 22% en los salarios mínimos (Convenio Colectivo General Nacional, convenios sectoriales y profesionales).

-- Para los recién empleados en el mercado de trabajo se prevé, aparte de la reducción de 22%, una reducción adicional de 10% en el salario básico. Es decir, una reducción de 32%.

-- Abolición de los convenios colectivos sectoriales.

-- Congelación de todos los salarios hasta el 2015.

-- Conversión de los convenios de trabajo a tiempo completo a convenios de trabajo a tiempo parcial, por decisión del empleador.

-- Congelación del incremento salarial automático basado en la antigüedad hasta que se reduzca el paro por debajo del 10%. En esencia esto significa su eliminación.

-- Los convenios de negociación colectiva tendrán una duración de tres años como máximo.

-- Todos los convenios colectivos que se aplican hoy, expirarán un año después de la adopción del nuevo Memorándum.

-- Revisión del Convenio Colectivo de Trabajo General Nacional hasta finales de julio para alinear el salario básico con el de los países rivales (Portugal, Turquía, Europa Central y Sureste).

-- Eliminación del recurso unilateral al arbitraje.

2. Pensiones-cotizaciones a la Seguridad Social

-- Reducción de las pensiones de 300 millones de euros al año. Esta reducción afectará tanto a las pensiones básicas como a las pensiones auxiliares.

-- Nuevos recortes en las pensiones básicas de los fondos de pensión que se aplicarán a partir del 1/1/2012.

-- Hasta el mayo de 2012 se procederá la fusión de los fondos auxiliares y la elaboración de un estudio “con un factor de sostenibilidad que ajustará los beneficios para eliminar rápidamente los desequilibrios en caso que surjan en el futuro”. Esto dará lugar a nuevos recortes en las pensiones auxiliares y en el finiquito.

-- Reducción de 2% en las cotizaciones a la Seguridad Social de parte de los empleadores a través de la abolición de las contribuciones para la Organización de Vivienda Obrera y prestaciones sociales. Las respectivas organizaciones se cerrarán.

-- Nueva reducción de 3% en las contribuciones de los empleadores al Instituto de Seguridad Social (el mayor fondo de pensiones) desde 1/1/2013.

3. Funcionarios públicos-Antiguas empresas estatales-Bancos

-- Abolición del empleo permanente en las antiguas empresas estatales y bancos estatales y reducción de los salarios de los trabajadores.

-- Nuevos despidos de 15.000 de empleados en el sector público en 2012 a través de la “reserva laboral”.

-- Disminución de los contratados en el sector público mediante la no renovación de sus contratos.

-- Reducción de 636 millones de euros en los salarios de los empleados en el sector público que reciben nominas especiales hasta finales de junio de 2012.

-- Nuevas reducciones en los salarios de los empleados públicos mediante la revisión de las escalas salariales.

-- Supresión de 150.000 empleos públicos hasta el 2015 y contratación de 1 funcionario para cada 5 salidas.

-- Reducción del número de estudiantes en las academias (militar, policía) que garantizan el empleo automático en el sector público.

-- Cierre de organizaciones y entidades públicas hasta el junio de 2012.

4. Medidas adicionales 2012

-- Reducción de 1,1 mil millones de euros en el sector de la salud y de los gastos farmacéuticos.

-- Recorte de numerosos beneficios sociales mediante la imposición de criterios basados en los ingresos.

-- Reducción de los subsidios para las familias numerosas.

-- Reducción de los gastos de funcionamiento y de consumo del sector público por 300 millones de euros.

-- Recorte de 200 millones de euros de subvenciones a entidades bajo la supervisión de los ministerios de Educación y Cultura.

-- Reducción de 50 millones de euros del fondo para las horas extras de los médicos en los hospitales.

-- Nueva reducción en el programa de inversiones públicas por 400 millones de euros.

-- Reducciones de los gastos militares para la defensa del país.

-- Nuevo sistema de impuestos desde el junio de 2012 que va a suprimir una serie de exenciones de impuestos para sectores de los trabajadores y por otro lado mayores exenciones de impuestos para el gran capital.

Hay que rechazar los mitos acerca la crisis

El ataque contra las conquistas obreras y populares lanzado por los memorándums, tanto del de 12/2/12 como del Memorándum 1 (2010) y el llamado Programa a Medio Plazo, no es algo nuevo. Se trata de medidas descritas claramente en los Tratados tanto de Maastricht como de la “Estrategia para Europa 2020”, aprobadas por todos los gobiernos de la UE, antes de la crisis. Se trata de una crisis del propio sistema capitalista, no de deuda como sostienen varios burgueses y oportunistas. La crisis capitalista es el motivo y la oportunidad de imponer ya las predeterminadas y necesarias medidas reaccionarias para la competitividad y la rentabilidad de los monopolios europeos. Estas medidas tienen como objetivo urgente abaratar la fuerza de trabajo y erradicar de modo masivo a las pequeñas y medianas empresas.

Sin cambios radicales en la economía y en el poder, bajo el dominio de los monopolios capitalistas en la UE, no puede haber solución favorable a los pueblos, como sostienen las fuerzas oportunistas, SYN/SYRIZA y las fuerzas del PIE. Los supuestos fondos a favor del pueblo, la humanización utópica del BCE, los varios préstamos que serán pagados de nuevo por los pueblos o bien mediante los eurobonos, o mediante la renegociación que propone el PIE o por medio de la separación de la deuda pública en secciones legales e ilegales son propuestas de gestión al servicio de la rentabilidad capitalista e incriminan al pueblo. Por eso deben ser rechazadas.

La respuesta del KKE y del movimiento obrero de clase

La responsabilidad recae en el pueblo. Es necesario prevenir lo peor. Para ello, en la orientación del movimiento popular debe ser el derrocamiento del poder capitalista y la única salida es el poder popular obrero con la retirada de la UE y la cancelación unilateral de la deuda. No hay otra solución para el pueblo. En este curso de intensificación de la lucha de clases, el derrocamiento del gobierno y las elecciones serán un eslabón en la lucha de clases, en beneficio del pueblo a condición de que se conviertan en arma para provocar una mayor ruptura en el sistema político. El reto para el pueblo y para los obreros, los desempleados, los trabajadores autónomos, los campesinos pobres, para los jóvenes y las mujeres de los sectores populares, para cada uno, el reto no es solamente la liberación de los partidos de la plutocracia pero su apoyo al KKE. De este modo la ruptura será sustancial. Ninguna otra opción política no les da miedo, no les dificulta, sino lo contrario; facilita una solución política para que avance el masacre del pueblo. Además, facilitará el surgimiento de nuevas reservas para el sistema político burgués, posiblemente de nuevos partidos o alianzas de partidos que buscarán el engaño más eficaz y el sometimiento del pueblo. Solamente la acción común con el KKE puede servir los intereses del pueblo. Una política a favor de pueblo puede existir solamente en el poder popular. Pero hoy en día esto no es suficiente. Lo que se necesita es que cada obrero, cada trabajador deje de considerarse sólo como votante. Se necesita acción, contribución diaria a los sindicatos, a los comités de lucha en los centros de trabajo, en los Comités Populares sobre cualquier problema del pueblo para que se de una respuesta concreta a la ofensiva antipopular con cualquier medio hasta la confrontación final por el poder.