bridge1.jpgbridge2.jpgbridge3.jpg

Rodney Arismendi

CONTRAPUNTO SOBRE EDUCACIÓN

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

 Alexis Capobianco 

Comité de Base “28 de Noviembre” – Coordinadora “B” del F.A.

Leyendo las propuestas dominantes y sus críticas a nivel de educación me parece que cada vez está más claro cuales son las líneas centrales de cada uno:
1) La línea dominante quiere educación para el mercado, ahora rebautizada educación técnica, el proyecto de los trabajadores y las voces críticas insiste con la herejía de una educación integral (humanística, científica, técnica, artística, física, etc.), pero lo que más destaca, talvez, es la defensa de la cultura humanística, blanco favorito del pensamiento que se pretende único: la cultura humanística no sirve para nada y ellos quieren una educación que "sirva para algo", ellos quieren "sirvientes"...y la educación humanística es un obstáculo para la profundización y reproducción de la sociedad de productores-consumidores (o de sirvientes y clientes del mercado).

2) Esta lucha por la educación integral es una lucha entre el proyecto hegemónico que sostiene que la educación secundaria debe ser terminal y habilitar para el mercado (o para proseguir una formación de carácter técnico que permita la "inserción") y quienes piensan que la educación secundaria debe estar orientada para formar ciudadanos y para la continuidad de los estudios a un nivel universitario (lo cual el pensamiento hegemónico quiere reservar para la elite llamada a ser la futura clase dominante o sus cuadros intelectuales), cosas que no impiden la inserción laboral de los egresados de secundaria.
3) Asimismo, otro objetivo del proyecto hegemónico es la transformación de la educación, sobretodo a nivel primario y de ciclo básico, en instituciones de encierro, o en la acentuación de su carácter represivo: para que una sociedad consumista se pueda desarrollar es necesario que los padres trabajen (y trabajen los dos) y muchas horas, para eso es necesario que alguien se encargue de los niños..pero a la vez es necesario ahorrar..y en vez de contratar más personal (profesores de educación física, talleristas, recreadores, etc -porteros, administrativos y otros funcionarios fundamentales ni hablar), estiramos el horario de clases y que se arreglen como puedan. A nivel de las fuerzas contrahegemónicas, si bien no hay un rechazo a priori a la extensión horaria, se piensa que esta se debe realizar de otra forma, apuntando a una educación integral y con un objetivo muy distinto que la reproducción de la sociedad consumista. Un punto a destacar es que la "extensión horaria" jamás fue evaluada y como sostiene Danae Shartou, en una nota que publicó hace tiempo, no hay ninguna prueba que esta haya supuesto mejora educativa alguna
4) Un cuarto punto es la lucha denodada que han desatado por el control total y directo por parte de los partidos políticos de la educación, avasallando la autonomía y bramando y mintiendo descaradamente contra toda mínima participación docente o de la sociedad civil organizada, los partidos políticos quieren el control total de la educación (que nunca perdieron a nivel de la ANEP después de la ley Sanguinetti-Bordaberry 14101) sin obstáculos, es decir sin voces críticas, las tendencias contrahegemónicas, por el contrario, proponen un proceso de profundización democrática a nivel educativo, retomando nuestras tradiciones de autonomía (iniciada por Varela..crítico de un poder político que hacía y deshacía en educación sin criterio alguno) y el cogobierno conquistado por la movilización conjunta de obreros y estudiantes a nivel de la universidad de la república en 1958 donde surgió la consigna "obreros y estudiantes, unidos y adelante".

5) Un quinto punto es la fragmentación educativa que vienen promoviendo desde las esferas de poder: crear cuatro o cinco entes autónomos con funciones especializadas (todo lo contrario a una educación integral), lo cual significa multiplicar los gastos en la formación de burocracias, instituciones que son pensadas además, en general, como no autónomas y no cogobernadas..el camino debería ser, por el contrario, fortalecer los entes autónomos ya existentes dotándolos de más presupuesto y más democracia. En este punto es particularmente visible la hostilidad de las clases dominantes hacia la Universidad de la República por su carácter de cogobernada y autónoma, por su defensa histórica de la democracia...por eso mejor crear universidades por fuera...que no sean ni cogobernadas ni autónomas, ni tengan esa maldita tradición de acercarse al pueblo.

6) Relacionado con lo anterior, si bien el presupuesto educativo ha aumentado, se partía de niveles tan bajos que está lejísimos de ser suficiente, este aumento no ha supuesto una mejora significativa de salarios del personal docente y no docente y tampoco de las condiciones en que los estudiantes reciben clases (acá hay un serio problema de distribución interna y como parte de la alta burocracia se lleva gran parte del presupuesto cuando se crean programas cuyo supuesto objetivo es siempre "mejorar" la educación y que no han obtenido ningún logro en ese sentido sino todo lo contrario). A nivel universitario, los salarios son paupérrimos y el país sigue invirtiendo poquísimo en investigación, lo cual sería una palanca fundamental para el desarrollo real y autónomo de nuestro país, para el desarrollo de una producción nacional con alto valor agregado (dejando de ser eternos exportadores de materias primas...ahora commodities) y para el desarrollo de industrias como las biotecnológicas, etc....y para nuestro desarrollo cultural autónomo. Los sectores hegemónicos constriñen el aumento presupuestal acusando todo pedido de aumento de corporativo, cuando más bien es lo contrario: si hay algo que beneficiaría al país es precisamente el crecimiento de un presupuesto que es la principal inversión que un estado puede hacer.

7) Se insiste, desde el discurso hegemónico, en políticas asistencialistas focalizadas, en nombre de la diversidad estructural, el horizonte parece ser un país donde se perpetúe y reproduzca esa fragmentación y no un país que avance realmente hacia la integración social y hacia una real distribución del ingreso, lo cual supondría cuestionarnos por una vez las estructuras de propiedad y su concentración, cuando los trabajadores critican esta insistencia en las políticas focalizadas "que celebran uniformemente la diversidad", como señala Alma Bolón, lo hacen porque apuntan a otro país: un país realmente integrado y que inicie un camino de desarrollo que necesariamente tiene que cuestionar las estructuras económicas y de poder existentes.

8) Esto se ha hecho en consonancia con una política de "flexibilización de los niveles de exigencia", una de las cosas ocultadas, no dichas, tras estas políticas se podría expresar, muy simplificadamente, así: "para que exigirle que vaya adquiriendo una cultura general si nuestro objetivo no es ese, sino que permanezca en las estructuras educativas para que sus padres puedan trabajar y después el se pueda insertar a nivel laboral", o peor aun, cayendo en un determinismo de carácter profundamente clasista: "para que les vas a exigir, si no les da".

9) Esa flexibilización, a nivel de los niveles de exigencia, se encuentra en el marco de un discurso fuertemente didactista, una de cuyas consignas principales es "aprender a aprender" (que quedó plasmada en la última ley de educación), desvalorizando los contenidos ¿De que sirve saber sobre los fenicios? ¿de que sirve saber sobre Aristóteles?...las preguntas van mucho más allá de eso, en realidad se están preguntando: ¿de que sirve que aprendan historia?, ¿de que sirve que aprendan filosofía?. La enseñanza de contenidos es fundamental para la formación de una cultura general, para el desarrollo de una visión científica del mundo, para la construcción de una memoria histórica colectiva, para dotar a los estudiantes de herramientas conceptuales que le permitan interpretar la realidad y los textos que se escriben sobre esa realidad, para que desarrollen el gusto artístico (con el cual no nacemos), para que conozcan su cuerpo y sepan como cuidarlo y también, además, para que puedan seguir aprendiendo por si solos

10) El proyecto hegemónico supone un análisis fragmentario de la educación, disociado de las múltiples condicionantes a las cuales se ven sujetos la educación, los educandos y los educadores, lo cual lleva a culpabilizar a los docentes de todos los males, por el contrario, los análisis contrahegemónicos tratan de comprender a la educación como la parte de un todo, como expresión de una sociedad, y sus problemas (que no son negados) como síntomas de una sociedad y un sistema que se muestra, cada vez más, en crisis a nivel global.

Todo este ataque a la educación pública ha beneficiado a la educación privada.

Lo que se juega, en última instancia, no es solo un proyecto de educación, sino que país queremos: un país que siga reproduciendo las estructuras de poder, las desigualdades existentes y su carácter dependiente o un país que avance hacia una distribución justa del ingreso, hacia su democratización radical y hacia la autonomización de los centros imperiales de poder mundial.
Montevideo, febrero de 2012
Compartir
Joomla templates by a4joomla