CENTRO DE ESTUDIOS   DR. Ernesto “Chè”  Guevara
Los interesados en participar remitirse a:  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En 1989 caía el llamado “Muro de Berlín”  y poco tiempo después, en 1991 la Unión Soviética y los países socialistas europeos implosionaban en forma casi inexplicable.

Grande fue la desazón entre los revolucionarios de todo el mundo quienes no encontrábamos respuestas a tanta decepción.  El imperialismo envalentonado sacó a relucir su teoría del “fin de la historia” e implementó la ofensiva neoliberal que tanto daño ocasionó a los pueblos.

Cuando bajo la presidencia de Gorbachov se empezaron a implementar medidas que supuestamente estaban encaminadas a perfeccionar el socialismo y que terminaron con el regreso al capitalismo,  pocas fueron las opiniones  discrepantes que advirtieron la gravedad de lo que se estaba implementando. 

Cayó el llamado Socialismo real europeo y apenas un puñado de pequeños países, entre los que se encontraba Cuba, quedaron embanderados de las ideas socialistas.

Desde el 90 a la fecha han  pasado más de veinte largos años y los revolucionarios no hemos sido capaces de analizar debidamente lo ocurrido y proyectar nuevos enfoques teóricos que nos permitan retomar definitivamente la ofensiva. Fidel nos ha reclamado desde hace años desatar una gran “batalla de ideas” con el propósito de repensar como construir el socialismo del Siglo XXl.

Felizmente diversos procesos revolucionarios se han dado en estos años en nuestro continente, lo que nos llena de orgullo y esperanza, pero también nos señala la urgencia de encontrar respuestas teóricas para poder avanzar a paso firme.

Conocemos desde hace poco tiempo los escritos del Dr. Ernesto Guevara del año 65 en los que criticaba con dureza los lineamientos económico-políticos de la Urss  y señalaba que si no se producían cambios importantes se regresaría al capitalismo.

Los peores temores del Che se materializaron con la debida cuota de explotación, dolor y marginación de millones y millones de seres humanos.

El debate que personalmente preconizó, intentaba  un proceso de rectificación que lamentablemente no se procesó; ese debate  que Guevara impulsaba en al año 1965, ese debate adquiere hoy más vigencia que nunca y  creemos que es el punto de partida de nuestros futuros análisis.

Si bien ahora repetimos todos que el marxismo es una guía para la acción, justo es reconocer que por “lealtades” y “subjetividades diversas”, la inmensa mayoría del movimiento revolucionario repitió las recetas cambiantes que venían del campo socialista, sin pasarlas por el tamiz de un análisis riguroso.

Poner como nombre de nuestro Centro de Estudios : “ Dr. Ernesto Che Guevara”, no es solo reflejo de un merecido homenaje a tan valioso compañero. El objetivo es recuperar facetas del Che desconocidas para las nuevas generaciones de revolucionarios, que le reconocen su valentía y desinterés, pero desconocen al científico que piensa, duda y discute sobre como construir socialismo.  Desconocen al dirigente que no le temía a la polémica, que aventuraba hipótesis y que actuaba como un verdadero disparador de la reflexión.  El Che es uno de los mas claros ejemplos de ética revolucionaria, de entrega, de abnegación y de valentía. Cuando decimos valentía no nos referimos solamente a las conocidas anécdotas en los campos de batalla de Cuba, el Congo o Bolivia. Nos referimos a su fidelidad al socialismo que lo hacia dudar de los caminos y repensar permanentemente. Este Che antidogmático, que duda, plantea hipótesis, genera polémicas, este Che es el revolucionario que necesitamos hoy para buscar colectivamente los caminos al Socialismo del Siglo XXl. Debemos rescatar la ética del revolucionario que dice lo que  piensa y actúa de acuerdo a lo que dice. Sus planteos, la coherencia de sus diagnósticos, su metodología de la lucha armada como aspectos inseparables de la teoría y la práctica revolucionaria, su preocupación por la revolución mundial y el papel del llamado tercer mundo, el polémico enjuiciamiento a su admirado Lenin, vinculándolo a ciertos desvíos ideológicos en la URSS al impulsar la NEP (Nueva Política Económica); estos y muchos otros de sus planteos deberán estar sobre la mesa para analizar al mundo actual y pretender una interpretación que nos permita asumir una nueva ofensiva ideológica.

No buscaremos en nuestro Centro de Estudios encontrar recetas mágicas, ni tampoco clamorosas unanimidades en nuestros análisis, por el contrario, creemos hoy que la fructífera polémica, con todas sus aristas y divergencias será el campo fértil donde poder cosechar mañana. Pretendemos desde este proyectado Centro de Estudios desatar una necesaria polémica, someterlo todo al arma rigurosa de la critica,  todo a excepción de los principios. No pretendemos filosofar en forma estéril, por el contrario, coincidimos plenamente con Marx cuando escribiendo sobre Feuerbach (Tesis Xl) señalaba: “… los filósofos no han hecho mas que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo ... “

Dice el Che en su prólogo al libro que proyectaba escribir sobre Economía Política:

“ .. muchos sobresaltos esperan a la humanidad antes de su liberación definitiva pero – nos guía el absoluto convencimiento de ello – ésta no podrá llegar sino a través de un radical cambio de estrategia de las principales potencias socialistas. Si este cambio será producto de la insoslayable presión imperialista o, de una evolución de las masas de esos países, o de una concatenación de factores, es algo que dirà la historia; nosotros aportamos nuestro modesto granito de arena con el temor de que la empresa sea muy superior a nuestras fuerzas. En todo caso queda el testimonio de nuestra intentona”    . “Nuestra fuerza de corazón ha de probarse aceptando el reto de la Esfinge y no esquivando su interrogación formidable”.(1)

 

El Centro de estudios está abierto a todos aquellos compañeros que vean la necesidad de estudiar con fraternidad y respeto los escritos de Guevara, y ahondando en sus reflexiones  colaborar en la interpretación de la problemática actual

Este Centro no será apéndice de ningún grupo o sector de la izquierda uruguaya.

Nos proponemos contactarnos con otros centros de estudio en el extranjero  para trabajar con  ellos; en particular con el Centro Che de La Habana.  Intercambiaremos con ellos los  insumos para la discusión y alentaremos  charlas o simposios internacionales que permitan divulgar las reflexiones comunes  más allá de las fronteras  de nuestros países.  

 

 

                                  Por la Mesa Provisoria

Gonzalo Blanco – Daniel Esteves – Gonzalo Abella – Ruben Darío López

                                                                  

  Montevideo, Uruguay – 24 de febrero de 2011 

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(1)   Esta última frase es tomada de “El Ariel” de nuestro escritor Josè Enrique Rodò.