bridge1.jpgbridge2.jpgbridge3.jpg

Aportes

Capitalismo o Socialismo II -La Distribución del Ingreso.

Ratio:  / 1
MaloBueno 
Compartir
Capitalismo o Socialismo II -La Distribución del Ingreso.

29/01/2011
Ruben López


De la política y de los partidos se puede decir -- con las variantes correspondientes -- lo mismo que de los individuos. No es inteligente quien no comete errores. Hombres que no cometan errores, no los hay ni puede haberlos. Inteligente es quien comete errores que no son muy graves y sabe corregirlos bien y pronto.” (Vladimir Ilich Lenin)


Construir una sociedad alternativa al capitalismo. ¿Es posible?
A partir de la realidad: ¿es sustentable el capitalismo? ¿O es necesario tomar otro camino?

Avanzar democráticamente, más gente en la construcción de su propio destino. Profunda vocación democrática, apelando siempre a las masas y poner toda la confianza en que sabrán resolver.

A esta hora de América Latina y de Uruguay en particular, le falta algo de esa confianza en el pueblo, en su capacidad de comprensión y de lucha.

En nuestro país hoy se da un gran debate sobre la distribución del ingreso.

Después de años de crecimiento económico, de los ingresos de todos los sectores, desciende la desocupación, aumenta el consumo, caen la pobreza y la indigencia.

Se aboga por el mantenimiento de la actual política económica, es más, por la profundización de la misma, impulsando la inversión nacional y extranjera. No se puede modificar lo que ha sido exitoso, dicen.

Se ha fijado el escenario, ahora los distintos actores económicos y sociales deben actuar libremente.

Ideológicamente, la fundamentación de este camino se basa empíricamente, en el fracaso del sistema socialista, la demostración de su inviabilidad. A ello se agrega otra experiencia negativa, la ineficiencia del Estado para el manejo de la economía: la pesadez de su estructura, incapacidad, lentitud, mayores costos, la burocracia y la corrupción que deriva de todos sus defectos.

Si la orientación mayoritaria fuera la creación de uno, dos, varios frigoríficos nacionales, flotas pesqueras del estado, o inventos de ese tipo, el país se iría directamente a la ruina. No son medidas parciales, es toda una visión equivocada y por eso el gobierno no lo considera en forma seria. No es por apego a ningún "modelo" sino precisamente por la capacidad de la izquierda uruguaya de construir un proyecto nacional flexible, inteligente, que le sirvió en las buenas y en plena crisis mundial y aprovechar las experiencias y los resultados acumulados en estos cinco años y medio de gobiernos de izquierda.

Si esa visión del mundo, de la economía y de las formas de propiedad triunfara, total o parcialmente el Uruguay, tenemos por delante un fracaso seguro. “

Todo esto sin que perdamos un gran objetivo estratégico: mejorar en serio, en forma constante, con solidez y seriedad la distribución de la riqueza, sin atajos, con atrevimiento y audacia. Y no tengan dudas que lo haremos.”

No hay nada peor que la incertidumbre, la deliberación permanente, la falta de definiciones y de claridad para enfrentar esta situación. Esta es una situación coyuntural, parcial, el fondo sigue siendo extremadamente positivo, con crecimiento, más empleo, más inversión y un presupuesto que es la base para darle continuidad a esta política, a pesar de los naturales tironeos.” (Esteban Valenti. Nota publicada en Bitácora el 21 de Noviembre de 2010)

Es interesante la conclusión de Valenti, “somos de izquierda”, si intentamos alguna forma de socializar la propiedad, la riqueza, así sea parcialmente y en un proceso, “tenemos un fracaso seguro”.

En cambio, si seguimos con el “actual sistema”, con todos los “adjetivos” y sin “atajos” estamos seguros, se redistribuirá el ingreso. ¡¡Palabra!!

Creo que esto ya lo hemos escuchado, música y letra conocida: vamos a crecer, consolidar, ser buenos, creíbles, etc. Y, ahí si, poder repartir.

Para culminar, cuando desde Economía se plantea la distribución del ingreso como una “señal de identidad”, pero no se le cae ni una idea para llevarla adelante, este opinólogo nos advierte, porque lo peor es la falta de definiciones y de claridad para enfrentar esta situación.” , así lo único posible, que “sigue siendo extremadamente positivo” es “darle continuidad a esta política”

La distribución del Ingreso en el país más rico del mundo

Veamos que pasa en el resto del mundo, con el “actual sistema”. Y si ese es el camino a seguir.

El paisaje social y económico norteamericano está cambiando rápidamente. .”

Los directivos de las mayores empresas norteamericanas ganaban una media de 42 veces más que el trabajador medio en 1980, y 531 veces más en 2001. Quizás la estadística más asombrosa es esta: entre 1980 y 2005, más de cuatro quintos del aumento total de las rentas norteamericanas fueron a parar al 1% más rico" (6 de noviembre de 2010).”

Las enormes desigualdades de riqueza minan la democracia. Cuando los ricos monopolizan la mayoría de la riqueza, usan parte de su dinero para presionar a los funcionarios del gobierno e influir sobre la política gubernamental, ..... Y esta práctica desata un círculo vicioso: los ricos consiguen más dinero presionando a los políticos; y luego utilizan parte de ese dinero para organizar campañas de presión aún más expansivas.

Por último, las grandes desigualdades de riqueza trituran el tejido social y moral de la sociedad. ... El concepto de lo que es bueno para la sociedad queda reducido a un vacío idealismo mientras que el propio interés y la avaricia más descarnados se convierten en la única realidad reconocida. (Por qué la desigualdad importa Ann Robertson · Bill Leumer 09/01/11)

"Podemos tener democracia o riqueza concentrada, pero no podemos tener ambas."

Conforme la riqueza se concentra, un segmento hiper-organizado de la clase adinerada utiliza su riqueza, privilegios y su poder para cambiar las reglas de la economía y concentrar aún más la riqueza y el privilegio.” (Chuck Collins 26/12/2010)

Uno de cada ocho estadounidenses depende de cupones para alimentos para comer.

... El ingreso anual de los 12.000 hogares más ricos es mayor que el de los 24 millones de hogares más pobres.

...El nivel de corrupción política en Estados Unidos es asombroso. ... Las elecciones de mitad de período tuvieron un coste estimado de $ 4,5 mil millones, y la mayor parte provino de grandes empresas y contribuyentes ricos. Estas fuerzas poderosas ...trabajan sin descanso para defender a aquellos que se encuentran en cima de la distribución del ingreso.” (La lucha de clases política de Estados Unidos Jeffrey D. Sachs ·02/01/2011)

vivimos en el peor período de desigualdad económica en la historia moderna. ..: hace 50 años, el 1% más rico de los estadounidenses representaban uno de cada diez dólares del ingreso nacional; hoy es casi uno de cada cuatro.

Las pistas para entender el surgimiento de una nueva oligarquía se encuentra ...en el Capitolio, junto con la avenida Pensilvania y la calle K, ese refugio en un mundo sin corazón para los lobbistas de Washington.

Si no es frenada, esta elite continuará por deshacerse de los últimos miembros del Congreso que no están al servicio de sus personas y "contribuciones" ... y los reemplazarán con legisladores dispuestos a hacer su trabajo, un Congreso lleno de políticos temporales obedientes listos para darle a sus donantes lo que quieren.” (Un país de los ricos, por los ricos y para los ricos. La nueva oligarquía de EEUU Andy Kroll · · 12/12/10

Esta es la situación. Además ahí están Grecia e Irlanda -el tigre Celta- sumidos en la más profunda crisis. Claro, los ciudadanos de a pie, no los banqueros ni los grandes capitales, ni sus grandes acreedores, estos engordan gracias a las políticas de austeridad impuestas por el FMI y la Comunidad Europea.

Podemos esperar algo distinto?

Jugados a promover el lucro, las ganancias privadas -condición para el desarrollo- y a su inevitable corolario: la acumulación de más riqueza, amasada por unos pocos.

¿Podemos esperar algo distinto a lo que sucede allá? ¿Cómo evitar que la estrategia del país sea fijada desde afuera?

El capitalismo no sólo mantiene a la mayoría de la humanidad en la pobreza y la miseria extrema, amenaza la destrucción del planeta, destroza la economía de los países más ricos, sino que en su inercia, impulsa la más regresiva concentración de riqueza y pone en peligro la propia democracia política.

En el mismo artículo citado Valenti reitera: el “gran objetivo estratégico: mejorar ...la distribución de la riqueza, “

A nivel de gobierno también se repite ese gran objetivo como “señal de identidad”

Lo que no hemos oído, es el “como”. Leo y escucho “objetivo estratégico”, pero no la táctica para acercarnos a él. Salvo preservar la actual política, la inversión privada extranjera o local, que garantizará el crecimiento, el desarrollo, el empleo, los salarios. Y tengamos fe, la distribución: “no tengan dudas que lo haremos”.

Disculpen, pero desde fines del siglo XVIII, cuando algunos caballeros de la mejor sociedad propusieron eliminar la extrema pobreza y poder repartir mejor la inmensa riqueza que se creaba, nunca han tenido mucho éxito. Y los hechos de la economía mundial, como vimos, no conducen en ese sentido.

Pero, lo que intentamos decir es que apoyando, en general, la política del gobierno, es necesario tener una estrategia, un proyecto de país. Y las inversiones, por ejemplo, sean dirigidas hacia donde sean más necesarias y puedan ser más útiles, para esa idea de país más democrático, de solidaridad y justicia social, que tenemos la obligación de soñar y construir. Y al mismo tiempo, que el estado y la sociedad no renuncien a participar en el proceso de acumulación de Capital.

Tenemos la obligación de señalar, dada la actual crisis del capitalismo, ante la demostración de ineficiencia, falta de previsión, burocracia y corrupción de que ha hecho gala la clase dominante: las principales multinacionales y empresas financieras del mundo no existirían hoy, sino fuera por el aporte de billones de dólares que pusieron los gobiernos y los bancos centrales del llamado primer mundo. Dinero público para pagar ineficiencia privada. Ejemplo de mal manejo en sus negocios, mil veces eficaces en el manejo de la “cosa pública”: “un segmento hiper-organizado de la clase adinerada utiliza su riqueza, privilegios y su poder para cambiar las reglas de la economía y concentra aún más la riqueza y su privilegio.” (Chuck Collins)

Quienes sufren “las consecuencias de las políticas económicas y sociales” son también “muy sensibles”, la izquierda debe encontrar, con más agilidad, mecanismos para actuar sobre los sectores más postergados. Justo ahora, por el buen momento económico, es posible una intervención audaz sobre la situación de estos compatriotas.

El artículo que comentamos culmina: “...todo depende de nosotros mismos.”( Valenti)

No somos tan voluntaristas para afirmar esto con respecto al mundo, ni siquiera frente a nuestros vecinos -Argentina y Brasil-, menos aún cuando a la crisis, todavía no se le ve su final. Pero sería un poco voluntarista para impulsar una fuerte intervención de la sociedad en beneficio de los sectores menos favorecidos.

Desde los ministerios, municipios, gobiernos locales, empresas estatales, organizaciones sociales, barriales, etc. Todos por un objetivo común -estratégico-, llegar a ese conjunto de compatriotas cercano al millón que tiene problemas de variado tenor, ir a dar una mano y que cada uno se la de al vecino.

Vivienda, salud, educación, alimentos, seguridad, cultura y deporte a través de la comunidad barrial, incorporando ciudadanos al trabajo productivo y mejorando las condiciones de quienes ya lo tienen.

Compartir
Joomla templates by a4joomla