bridge1.jpgbridge2.jpgbridge3.jpg

Aportes

Ante el robo sistemático de los altos directivos ¿cuándo despertará la Casa Blanca?

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

Ante el robo sistemático de los altos directivos ¿cuándo despertará la Casa Blanca?

Sam Pizzigati

 Puede que el Congreso esté paralizado pero la administración Obama tiene el poder, incluso sin la intervención del Congreso,  de actuar con respecto a los presidentes y altos ejecutivos de las corporaciones y sobre las lluvias de dinero que tanto enfurecen al americano medio. 

Hace un año, los personajes influyentes de las cúspides del Partido Democrático celebraban las más grandes mayorías demócratas en el Congreso en una generación. La semana pasada, la desmoralización reinaba en las mismas cúspides.  

La fuente inmediata del malestar: el anuncio sorpresa de que el Senador Byron Dorgan de Dakota del Norte, un popular demócrata en un estado fuertemente republicano, se retiraba a finales de año.

Los “substanciales” avances republicanos predecidos por las encuestas para las elecciones al Congreso de 2010, ahora parecen “casi inevitables”. En algunas encuestas, el movimiento derechista Tea Party figura en posiciones mucho más favorables que los demócratas.

El movimiento Tea Party, señala el analista laborista Les Leopold, expresa “la rabia de los americanos que han visto como las élites financieras se aprovechaban del sistema económico, luego lo destruían, luego se embolsaban las ayudas gubernamentales y luego empiezan de nuevo a aprovecharse del sistema” 

Semana tras semana los titulares parecen no hacer más que ir alimentando esta rabia. La semana pasada, por ejemplo, tuvimos la noticia de que Citigroup, el mayor banco receptor de ayudas, otorgó a su director de inversiones, John Havens, el 30 de diciembre, una paga de $8,97 millones… En conjunto, otros cuatro ejecutivos del Citi se fueron el año pasado con más de $8,5 millones. El Citi todavía detenta 25.000 millones de dólares de los contribuyentes norteamericanos. 

Y, ¿qué decir de H. Edward Hanway, que se retiró el 31 de diciembre como alto ejecutivo del gigante de los seguros médicos Cigna? A comienzos del último año de Hanway como alto ejecutivo, Cigna anunció planes para suprimir 1.100 empleos. Luego, la compañía publicó unos beneficios de $208 millones en el primer trimestre. Hanway se llevó $12,2 millones en 2009. La semana pasada empezó su retiro con una bonificación de $73 millones. 

Pero la joya de la corona de la semana pasada puede haber sido la revelación  de que, en 2008, la tambaleante compañía de seguros AIG de New York dirigida por el Banco de la Reserva Federal había “ocultado detalles al público con respecto a los pagos a los bancos por parte de la subvencionada aseguradora, en lo más profundo de la crisis financiera” 

¿Qué detalles? Bancos como Goldman Sachs habían “asegurado” sus inversiones de riesgo cortando sus operaciones de transferencia de riesgo de crédito con AIG. Goldman podría haber perdido $13.000 millones si AIG no hubiera podido pagar estos productos. Pero AIG los pagó todos, contantes y sonantes, mediante el uso de dinero de los impuestos de rescate. 

En esencia, El Tesoro de los Estados Unidos estaba lavando, vía AIG, dólares de los contribuyentes para Goldman y otros grandes bancos y la Reserva Federal de Nueva York – dando instrucciones a AIG para que no revelara estos desembolsos – estaba tratando de encubrir todo este lavado. 

¿Quién era el principal dirigente de la Reserva Federal en Nueva York durante todo este tiempo? Timothy Geithner, el actual Secretario del Tesoro. 

En el Tesoro, Geithner ha continuado procurando que las grandes eminencias de Wall Street se sientan lo más cómodamente posible. El año pasado hizo retroceder repetidamente cualquier intento del Congreso de poner límites de rescate significativos a las remuneraciones de los banqueros. Además, el “zar de las remuneraciones” con rescate,  Ken Feinberg, al que supervisa, ha decidido en esencia que si a los banqueros se les paga millones en activos en vez de en efectivo, ello puede considerarse una reforma. 

Mientras tanto, otros esfuerzos serios de reforma continúan estancados en el Congreso. Algunas medidas ocasionales y razonables de limitación de las remuneraciones que han pasado por el Congreso han perdido, todas ellas, fuerza en el Senado. La Casa Blanca, con tanta falta de acción se ha encontrado fuera de contacto con los americanos corrientes. 

El “trato con guantes de seda a los banqueros”, del Presidente Obama, tal como observó el economista Paul Krugman la semana pasada, ha colocado a los “demócratas en el lado equivocado” de la “rabia populista” que se está amparando del país. 

“Si los demócratas del Congreso no toman una línea dura con los bancos en los próximos meses", añade Krugman, “pagarán un alto precio en noviembre” 

Pero el Presidente no necesita esperar al Congreso. Sus agencias federales tienen ya la autoridad y la capacidad para empezar a tomar medidas contra las remuneraciones excesivas de los ejecutivos, incluso sin la intervención del Congreso. 

En la Federal Deposit Insurance Corporation (FDIC), la agencia federal que asegura los depósitos bancarios, se han empezado a dar pasos en esta dirección. Todos los bancos pagan honorarios a la FDIC y los bancos que se dedican a actividades de riesgo, con mayores probabilidades de bancarrota, pagan honorarios más elevados. 

Hasta ahora, la FDIC nunca ha considerado las remuneraciones excesivas a los ejecutivos bancarios como una práctica que ponga en peligro la estabilidad bancaria. Pero, según ciertas noticias, puede que la FDIC esté cambiando de rumbo y defina las remuneraciones excesivas como una práctica peligrosa. 

Según un análisis que está por salir en el Yale Law Journal, podría ser que el IRS tomara medidas considerablemente más drásticas contra las pagas excesivas, simplemente dando a las empresas que cotizan en bolsa “el mismo trato que a las demás empresas privadas”. 

La legislación fiscal de los EEUU, señala el analista Aaron Zelinsky, normalmente permite que las empresas deduzcan de sus impuestos “una reserva razonable para salarios u otras remuneraciones”. Pero en esencia el Internal Revenue Service (IRS) solamente ha aplicado esta  razonable normativa a las empresas que no cotizan en bolsa. 

En estas empresas, continúa la suposición, ejecutivos sin escrúpulos pueden pagarse a sí mismos fortunas y evitar impuestos empresariales deduciendo dichas fortunas de sus obligaciones tributarias. 

En las empresas que cotizan, el IRS asume que los consejos de administración, en tanto que responsables ante los accionistas, sirven de control contra este tipo de conducta sin escrúpulos de los ejecutivos. En realidad, obviamente los consejos de administración no controlan. Dan maquinalmente su visto bueno. 

La ceguera del IRS ante esta realidad permite que las remuneraciones de los ejecutivos crezcan y que la situación se deteriore. 

“Los peces pequeños en las empresas que no cotizan, al ganar relativamente pequeñas cantidades de dinero pueden perder sus deducciones tributarias por pagas excesivas a los ejecutivos”, señala Zelinsky, “mientras que los altos ejecutivos de empresas mucho mayores no se enfrentan a este tipo de normas o penalizaciones.” 

Si el IRS acabara sencillamente con este doble rasero y empezara a aplicar tests de “razonabilidad” a las remuneraciones de los altos ejecutivos, podría denegar a las grandes empresas las deducciones tributarias por remuneraciones desmesuradas a los ejecutivos. 

Una decisión del IRS en el sentido de que las remuneraciones de los ejecutivos en una gran empresa han llegado a ser desmesuradas sometería a las grandes empresas a una publicidad negativa, y ofrecería a los accionistas disconformes una valiosa munición para luchar contra las remuneraciones excesivas. 

La Casa Blanca podría hacer realidad todo esto sin que hiciera falta ninguna acción del Congreso. La Casa Blanca, para resumir, tiene los medios para atacar las lluvias de dinero en las alturas que tanto irritan al estadounidense medio. ¿Tiene la Casa Blanca la voluntad? Esta puede ser la cuestión política más importante de este año. 

Sam Pizzigatti edita Too Much, la revista electrónica semanal sobre los excesos y la desigualdad.

Traducción para www.sinpermiso.info: Anna Maria Garriga Tarrés

sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. No recibe ningún tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus lectores. Si le ha interesado este artículo, considere la posibilidad de contribuir al desarrollo de este proyecto político-cultural realizando una DONACIÓN o haciendo una SUSCRIPCIÓN la REVISTA SEMESTRAL impresa


Toomuch.org, 10 enero 2010

Compartir
Joomla templates by a4joomla