bridge1.jpgbridge2.jpgbridge3.jpg

Aportes

Hacia una democracia radical

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

Hacia una democracia radical
Ruben López

 Un largo proceso hacia la unidad del pueblo.

 Después de ese largo proceso político, social de acumulación de fuerzas, desde mediados de los años 50, cuando en forma consiente se buscó elaborar una teoría de la revolución uruguaya, años de inquebrantable lucha, hoy se puede decir que algunos de aquellos objetivos fundamentales han sido logrados.

 La unidad de la clase obrera, que madurara ya a mediados de los 60 del siglo pasado, hecha realidad, hoy,  en el PIT CNT .

 La unidad de la izquierda, plasmada el 5 de febrero de 1971, nacida “en la calle, en el combate diario”, contra el intento regresivo de la clase dominante de hacer pagar las consecuencias de la crisis a los trabajadores, jubilados y pensionistas,  de las grandes batallas en defensa de las libertades, la  democracia, el salario, la propia sobrevivencia de las organizaciones sociales y políticas.

 Y el 31 de octubre de 2004 culmina con el triunfo del Frente Amplio, obteniendo por primera vez el gobierno, terminando con la hegemonía de la derecha, batiendo a la clase dominante en la lucha electoral, terreno que creían propio,  pues siempre lo habían acomodado a su conveniencia.

 El 29 de noviembre de 2009, se renueva la esperanza, el triunfo en 2ª vuelta,  confirmando  el segundo gobierno frenteamplista.

 Fue un largo proceso de aprendizaje, de acumulación, donde grandes masas aprendieron, por a su propia experiencia en la lucha, con su propia sangre, la necesidad de la unidad.

 Serían muchos los elementos a analizar de esta larga etapa -60 años en la historia del país-, en profundidad, aprender de los aciertos y de los errores. El análisis superficial y exitista es tan negativo como no resaltar los aciertos. Y, es tan fundamental reconocer lo que se hizo bien, como  donde se erró, Lenin enseñaba ¡Lo que hace falta es tener conciencia de los defectos, cosa que en la labor revolucionaria equivale a subsanarlos en más de la mitad!"

 Hoy, solamente rescatar, que como obra humana, esta fue una obra colectiva, donde participaron activa, conscientemente millones de orientales; grandes batallas económicas, sociales, políticas  e ideológicas tuvieron lugar en estas más de 6 décadas y el pueblo uruguayo, terco, tenaz, inteligente, “ilustrado y valiente” salió vencedor ante todas las dificultades. Cuando tuvo que construir la unidad con paciencia y tenacidad, minuto a minuto, hasta cuando tuvo que vencer el terror, el miedo, la represión sin límites, pasar por la clandestinidad, los cuarteles, la cárcel, el exilio, la tortura, las balas y ...la muerte.

Esta victoria no es de unos militantes, dirigentes o gobernantes, ni los de ayer, ni los que están hoy, ni de los que estarán mañana,  sino que ese millón de voluntades que por segunda vez se ha alzado con la victoria, son los millones que a través de decenas de años supieron estar donde debían estar y no retrocedieron. Seguramente todos podremos rememorar a muchos. A ellos corresponde este triunfo colectivo. Y no se puede decepcionarlos.

 La tarea de Hoy

 La gran tarea de hoy: ganar a las grandes mayorías para las ideas del cambio, hacia una democracia radical, que contemple los intereses de esas  mayorías.

Profundizar los cambios, en una nueva síntesis superadora.

Democracia radical para traspasar los límites del  capitalismo, hacia una sociedad solidaria y con justicia social.

 Será un proceso de grandes luchas por la hegemonía, en disputa con la clase dominante:

Será necesario ampliar y profundizar  las alianzas,  en el campo popular.

             La unidad de los trabajadores,

 Más unidos, mejor organizados, más concientes de su rol  protagónico en el proceso de cambios, que continúa..

 Elevar su relación con el resto de los sectores sociales, productores pequeños y medios de la ciudad y del campo,  objetivamente golpeados por la políticas neoliberales y que en este proceso de reacomodo del capital transnacional, en la actual crisis económica, seguirán siendo  postergados.

 Analizar  su papel en relación con el Estado -hoy gobernado por la izquierda-.

¿Es lo mismo el estado clientelista al servicio de la clase dominante cuyo único objetivo es mantenerse como tal, con el compromiso actual, de  una real y profunda reforma del Estado, más accesible, más democrático, con la participación de los trabajadores y la ciudadanía?

 Los trabajadores, manteniendo su tradición de defender, aportar, participar, para llegar a los niveles de excelencia y eficiencia necesarios  para la trasformación de las sociedad.

Junto a la defensa de las reivindicaciones propias, defender también, como propio el patrimonio común que es la propiedad estatal o las funciones de gobierno.

 Los ciudadanos necesitan de un servidor público diligente, eficiente,  mejorar  la gestión y los costos de la misma,  afrontados por todos. 

 Y el Estado desarrollando activamente políticas de crecimiento, promoción, apoyo a los más débiles, generador de oportunidades para ampliar la capacidad de los trabajadores o emprendedores, hacia las micro, pequeñas y medianas empresas, con la meta de crear más cantidad y calidad de empleo.

En la función pública,  brindando a sus funcionarios las garantías para el desarrollo de su trabajo, la capacitación, en su carrera (Ingresos, ascensos, premios y sanciones), remuneración y los medios materiales adecuados, 

             La unidad con el resto de los sectores sociales

 Unir el gran entramado social y de masas que se mueve tras las mil y un actividades que se desarrollan en el mundo de hoy. Son muchos los actores sociales, comisiones de vecinos, clubes deportivos, comisiones de fomento de escuelas, liceos, centros culturales, teatros, murgas, comparsas, bibliotecas, cines, clubes juveniles, de enseñanza, gremiales varias, instituciones que a su vez interactúan con la sociedad, de enseñanza, seguridad, Iglesias, parroquias, gobiernos locales.

             El Frente Amplio y su tarea estratégica

Este proceso de cambio político, cultural, ideológico es una gran batalla que debe ser encabezada por el FA, parte a su vez de una gran transformación que se debe a si mismo.

 El FA, la gran herramienta para los cambios, será garantía y avanzada en la gran tarea de ganar la cabeza de grandes masas para un nuevo proyecto de país, democrático y radical.

 Herramienta que no tiene dueño, debe estar a la altura de los enormes desafíos. Con la más amplia participación,  con  una estrategia nacional, para que los departamentales, coordinadoras, y comités, fijen sus propias metas. Consolidar direcciones, nacionales, departamentales y locales que realmente dirijan, con capacidad de incidir en el conjunto de la sociedad y ponerse a la cabeza de las transformaciones en cada lugar.

 Manteniendo su doble carácter de coalición y movimiento, buscando los ámbitos más democráticos para la toma de decisiones, por distintas vías, desde las tradicionales a la incorporación de tecnologías de la información y las redes frenteamplistas.

 Como se planteó en artículo anterior:([1])

  Ir a la elaboración de un nuevo proyecto de País

  y una estructura del FA acorde a la nueva realidad y a la altura de los objetivos planteados.

             Un programa Nacional y Local

 En la perspectiva de las elecciones municipales, en base a las necesidades locales, encarar las soluciones para cada lugar.  El eje debe estar en la mayor participación social, con fuerte horizontalidad, impulsando la descentralización.

El papel de las organizaciones sociales, instituciones y gobiernos locales  impulsado desde todos los ámbitos y no limitado a las tareas de limpieza, pavimento, iluminación. Por el contrario, la participación ciudadana en la solución de los grandes problemas, en los del barrio,  en coordinación con los gobiernos municipales y nacional.

             Descentralización, participación ciudadana. El Programa Local

Un proceso descentralizador real, a través de los gobiernos locales, junto a los vecinos organizados, para la solución de los grandes temas:

            Marginalidad y pobreza

            Vivienda

            Salud

            Educación

            Informalidad

            Seguridad

            Medio ambiente

 La participación efectiva de los vecinos, organizaciones sociales, autoridades locales.

 Desarrollo coordinado de políticas sociales desde el barrio.

Aprovechar la riqueza de la sociedad civil, la acción solidaria de los vecinos.

Un papel más activo de las organizaciones zonales, comisiones de vecinos, centros educativos, deportivos, sindicatos, instituciones y su relación con el gobierno local. Coordinar los esfuerzos  para potenciar su capacidad de incidencia.

 Iniciativas que generen nuevas fuentes de trabajo. Promoción de proyectos productivos, comerciales, de servicios. Apoyo a micro, pequeñas y medianas empresas. Inclusivos, buscando llegar a las zonas y ciudadanos con más debilidades.

Emprendimientos micro, formación, educación de los emprendedores en los diferentes oficios para su mejor inserción.

 Articulación de las políticas sociales del barrio, con los programas departamentales y nacionales.

 Identificar proyectos con posibilidades por su viabilidad económica, autosustentables, socialmente útiles para el desarrollo del territorio, mejorando las condiciones de vida del conjunto de los vecinos.

De acuerdo a las condiciones materiales y la capacidad de la mano de obra, implementar distintas formas de organización del trabajo, a través de la propiedad social de las comisiones de vecinos, gobiernos locales, formas cooperativas, u otras en las cuales participen los trabajadores directos, junto a los vecinos organizados,

 Apoyarse  en  las políticas nacionales de promoción de emprendimientos e inversiones en favor de los desarrollos locales, a

través del Mides, Ministerio de Industria, Junta de Empleo, Municipio, a través de las compras públicas, etc.

 Por ello:

El individuo, vuelto ciudadano como actor del proceso democrático, participando en un proyecto a construir entre todos.

Su participación, ineludible,  en la elección y selección de quienes van  a ser sus representantes.

Su participación permanente, en las decisiones que le competen, en los lugares donde desarrolla su vida, el territorio,  el trabajo, los espacios sociales.


[1]   Wladimir Turiansky. Ganar el hoy y asegurar el mañana. www.quehacer.com.uy

Compartir
Joomla templates by a4joomla