Marx y Engels plantean en el manifiesto comunista:

“¿Cómo se sobrepone a las crisis la burguesía?  De dos maneras: destruyendo violentamente una gran masa de fuerzas productivas y conquistándose nuevos mercados, a la par que procurando explotar más concienzudamente los mercados antiguos.  Es decir, que remedia unas crisis preparando otras más extensas e imponentes y mutilando los medios de que dispone para precaverlas.”
Las crisis cíclicas del siglo XIX, donde primaba la libre concurrencia, preparaban el terreno, via quiebras y el hundimiento de de los más débiles, para los monopolios y los trusts.
La competencia de los capitalistas de cada país, la necesidad de MP y mercados para una producción que crece constantemente, condujo a la guerra. Lo que no pudo resolver la economía ni la política, se dirimió por las armas, la muerte en nombre de la Patria y para el beneficio de unos pocos.

 
Las crisis cíclicas del siglo XIX,

donde primaba la libre concurrencia, preparaban el terreno, via quiebras y el hundimiento de de los más débiles, para los monopolios y los trusts.
La competencia de los capitalistas de cada país, la necesidad de MP y mercados para una producción que crece constantemente, condujo a la guerra. Lo que no pudo resolver la economía ni la política, se dirimió por las armas, la muerte en nombre de la Patria y para el beneficio de unos pocos.