bridge1.jpgbridge2.jpgbridge3.jpg

Aportes

La situación internacional, sus repercusiones sobre la economía y la política nacional.

Ratio:  / 3
MaloBueno 
Compartir

La situación internacional, sus repercusiones sobre la economía y la política nacional.
Uruguay
Ruben López

Hechos que significan cambios profundos, estructurales, y hoy maduran en el mundo:

La crisis en la energía y aumento creciente de precios

  1. La conciencia de que los combustibles fósiles para la generación de energía, no son renovables y el aumento de su consumo en el mundo.
  2. La lucha por asegurarse reservas, EE.UU y su aventura en IRAK y Afganistán, los conflictos permanentes en las zonas de producción petrolera.
  3. La política de la OPEP para defender los precios de sus productos.
  4. La especulación en torno a un producto que deja muchas ganancias a los diversos actores, pues con los mismos costos de producción los precios se disparan (en diciembre de 1998 el precio era menor a U$S 10.- el barril, en diciembre de 1999  poco más de U$S 22.-, en julio de 2000 U$S 30, posteriormente trepó a 50, 60, 80 y hoy ronda los U$S 100.-)

El crecimiento en Asia, sobre todo China e India
 

  1. Estos países se convierten en grandes motores de la economía mundial. Entre los dos suman 2.500: millones de habitantes y su crecimiento económico, de un 10% anual, potencian su presencia internacional,
  2. Aumenta su demanda, de energía y combustibles, materias primas para la industria, cobre, hierro, lana, etc.
  3. Aumenta la capacidad de consumo de su población, demanda más alimentos, cereales, carne, leche, etc..
  4. Crece la competitividad de su producción, de sus exportaciones, aumenta el saldo favorable en su comercio exterior, ingresan más capitales del resto del mundo.
  5. Sus reservas de divisas siguen creciendo, en China llegan hoy a  un billón 300 mil millones de dólares.

Estalla la Burbuja Inmobiliaria en Estados Unidos, largamente anunciada (Julio-Agosto de 2007)

  1. Estalló la anunciada burbuja inmobiliaria en EE.UU. Los precios de los inmuebles subían fuertemente, ello permitió mayor endeudamiento de los propietarios. Capitales excedentes, ansiosos de ganancias, se vuelven menos exigentes a la hora de otorgar créditos. Negocio para quienes construyen y para quienes prestan. Mejor precio, mayor valor de la garantía, más posibilidad de acceder a un préstamo, aumenta la demanda de  inmuebles, nuevo aumento de precios y ... así sigue, más endeudamiento de los consumidores. Pero además, el banco que concede la hipoteca, con esos papeles consigue dinero, vendiéndolos en mercados secundarios o los asegura con otros operadores. Lo que da lugar a otros productos financieros, que se llaman derivados, los que a su vez generan otros  y así sucesivamente. Hasta la gran burbuja, papeles que se negocian en primera instancia, en segunda, en tercera, inundando el mundo desde Europa a China, cientos de miles de millones de dólares.
  2. El atractivo es que pagan un interés mayor, generando grandes beneficios, con un ”altísimo nivel de riesgo que llevan consigo las operaciones sucesivas de papel sobre papel que gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación se llevan a cabo continuamente en los mercados internacionales.” 1
  3. Un día, suben las tasas de interés, bajan las rentas de las familias que suscribieron créditos con poca capacidad de pago, comienzan a caer en mora,...el hilo se rompe por la parte más débil. Los poseedores de títulos de este tipo tratan de deshacerse de ellos, cae el precio, caen los fondos de inversión, caen los bancos, y  no hay dinero en el mercado, suben las tasas de interés. Ya es una crisis financiera que golpea en todo el mundo, pues “los derivados” llegaron a Europa, China, Japón, etc. Y, sus consecuencias siguen, una caída en el consumo de EE.UU, un período de recesión, más las consecuencias sociales.
    Como medida preventiva, la Reserva Federal de EE.UU baja de los intereses. (Octubre Noviembre de 2007)
  4. Esta nueva crisis nos deja otra enseñanza. Los Bancos Centrales hicieron fuertes intervenciones  en apoyo de la Banca Privada con cientos de miles de millones de dólares. Los más comprometidos, los que fueron por una ganancia fácil, debieron terminar en la ruina. En cambio, los grandes defensores de la libre empresa, del mercado asignador de los recursos, donde cada uno es responsable por sus decisiones; corrieron tras la ayuda estatal. Está en peligro el sistema, claro, y su bolsillo. No se mide con la misma vara. Trabajadores sin empleo, pequeños empresarios que quiebran, ambos van a la calle. Millones no podrán cubrir sus hipotecas y perderán sus casas. Pero los grandes y verdaderos responsables del desastre,  quienes negocian,  trafican, especulan y jugaron con la vida de la gente, ellos reciben miles de millones de dólares para cubrir sus cuantiosos e imprudentes déficit.

Por otro lado, inexorablemente, continúan procesos inherentes al capitalismo que siguen acentuando sus contradicciones y estrechando los sectores que ejercen el poder a nivel mundial:
-la concentración de capital en las grandes corporaciones, junto al empobrecimiento y exclusión social de grandes masas en el mundo
-la afirmación de EE:UU como potencia imperialista y gendarme mundial en defensa de los grandes intereses de la corporaciones
- como contrapartida, esta potencia continúa con el déficit paralelo en su balanza comercial y en su presupuesto, lo que debilita aún más el dólar.
- las grandes masas de dinero que se mueven diariamente en el mundo, en busca de ganancias,  en manos de los grandes bancos y corporaciones, que superan largamente las cifras de la producción y del comercio internacional, determinantes en la economía global y que les permite manejar los hilos del poder político y la difusión de sus ideas dominantes..
-el fenómeno de la ciencia, la técnica, la tecnología de la información, las comunicaciones, explosivo en todo sentido.
- más recientemente, el nuevo papel  de los comunicadores, los dueños de los grandes medios de información. Ignacio Ramonet lo plantea de esta manera:
“En este contexto, los medios no aspiran hoy a ser el cuarto poder. No es su preocupación. Pero, curiosamente, al  transformarse en actores principales de la dinámica principal de nuestro tiempo, los grandes megagrupos son -como las grandes empresas-, actores principales de la dinámica dominante de nuestra sociedad. En realidad, quieren más. No se contentan con ser el cuarto poder, ahora  lo que quieren es transformarse sencillamente en el aparato ideológico de la globalización.
De hecho, son el aparato ideológico de la globalización igual que cuando los conquistadores llegaron aquí tenían el aparato ideológico de la Iglesia, como apoyo a la conquista. Hoy día, a la penetración de la globalización, le acompaña el aparato ideológico de la globalización, es decir el sistema mediático, que efectivamente instala la idea de una manera extremadamente compleja, acompaña esa relación de que la globalización es lo mejor que nos podría ocurrir. “2

-y la unión del capital financiero con los “dueños” de la información, los potencia con más  fuerza para el manejo de  la opinión pública y el dominio del mundo a través del poder político.
           
Un cambio profundo, estructural en  las relaciones económicas  internacionales.

La crisis de la energía, donde se conjugan los hechos referidos y se disparan los precios.
El impetuoso crecimiento en Asia –China e India- su economía, la ascendente competitividad y sus enormes reservas de divisas.
La explosión dela burbuja inmobiliaria que estalla en el mismo imperio, mientras crisis anteriores se habían desatado a partir de Corea, Rusia, México o Argentina.

A la demanda por fuentes alternativas de energía, se agrega una mayor demanda de alimentos y materias primas.
Fuerte  proceso de alza de precios, petróleo y gas,  metales como el cobre, hierro, etc. y productos agrícolas como cereales, los alimentos, otras materias primas.

Competencia  por la tierra  cultivable y  por insumos que también son base de la alimentación.

Como consecuencia hay mayor demanda por tierra cultivable, para los agrocombustibles y la producción de alimentos.
En los países desarrollados se ha subsidiado, históricamente,  la producción agrícola. Por los costos mayores, es una forma de proteger su población campesina y, en su momento, evitar la sobreproducción de alimentos. También,  tener producción propia es un factor estratégico, y no depender del exterior para asegurar la alimentación de su población

Por otro lado, la revolución científico técnica, con su enorme productividad, baja costos y tienden a  bajar los precios de los productos industriales y los servicios. (Este hecho contiene otro muy negativo, que es el desplazamiento de mano de obra por la máquina y la robótica, generando desocupación, pobreza, miseria y exclusión social).

Estos son cambios  profundos. Mientras no haya una alternativa más eficiente para la producción de energía, seguramente se mantendrán altos  los precios de los productos agrícolas, los alimentos entre ellos.

En los años venideros se van a profundizar estos elementos, seguramente.

Aprovechar las oportunidades que  brindan estos desafíos

Hay también una nueva realidad regional, los pueblos de América Latina buscan caminos para realizar sus derechos. Pueblos y gobiernos luchan por un lugar, protagonistas de su propio destino, que haga realidad  su participación en la riqueza que se crea con  el esfuerzo fundamental de los trabajadores.
Aprender de nuestra propia historia.
Las situación de bonanza que vivió nuestra región en el período de sustitución de importaciones en las décadas del 30 y 40 del siglo pasado, que finaliza  a mediados de los 50, no fue utilizada para gestar un nuevo período de acumulación, por el contrario,  posteriormente el país se sumió en la mayor crisis de su historia.

Hoy se vive, nuevamente, un proceso de alza de precios internacionales de los productos agrícolas, que puede mantenerse por un período prolongado de tiempo.

En esta instancia dejar la situación tal cual está, que actúen las fuerzas del mercado, es optar para que los beneficios, la riqueza, quede en manos de los privilegiados de siempre,  quienes, sin haber arriesgado nada, recogerán las ganancias por los mejores precios internacionales. U optar por una intervención racional, justa, equitativa que distribuya los beneficios de esta coyuntura al conjunto de la población, y además, utilice los excedentes para un desarrollo sustentable para todos los uruguayos. 
Impulsar el desarrollo, la ciencia, la técnica, la investigación, invirtiendo en los sectores productivos, industrias que procesen nuestras materias primas, agregar valor y ofrecer trabajo mejor remunerado, más y de mejor calidad para elevar el nivel de vida del conjunto de los ciudadanos.

Por otra parte, la primera opción es doblemente injusta, pues los dueños de esos bienes  obtienen el precio internacional, tanto en el mercado externo como en el interno,  y el resto, no sólo no recibe beneficios, sino que paga mayores precios por estos productos.

La realidad internacional nos da una oportunidad, la realidad regional nos plantea un desafío.

La opción es la transformación de la sociedad, profundizando los cambios en favor de las grandes mayorías nacionales. No sólo ver la situación objetiva, donde los cambios vendrán por la simple evolución de los acontecimientos. Apelar a la voluntad transformadora, a la capacidad del hombre para superar dificultades, a imaginar nuevas metas, y luchar por ellas incorporando multitudes.

Veamos como lo dice el presidente de Ecuador Rafael Corea:
“que no sólo nos ocupemos de la discusión por las condiciones objetivas de la transformación de la sociedad sino de aquellas condiciones que hablan de la voluntad de cambio. Quizás hay que pensar en como crear una subjetividad rebelde y no una objetividad paralizante. ..”
“Una mirada desde las ausencias es un procedimiento insurgente para mostrar lo que no existe pero con un objetivo diferente y claro: buscar alcanzarlo. También implica ver lo que no existe todavía pero que está emergiendo, que da señales de vida. Por ejemplo, hacer una ampliación simbólica de un movimiento social o ciudadano. Sin romanticismos debemos credibilizar esta emergencia....”
“quizás ahora no lo percibimos con claridad, no vemos materializada una revolución, pero eso no significa que no la estemos transitando. Ya hay señales de que estamos viviendo no sólo una época de cambios sino un cambio de época. Ayudémosla a nacer desde el lugar que nos toca ocupar en este tiempo histórico.”3

1 Juan Torres López (Algo más que una crisis hipotecaria)  www.juantorreslopez.com

2 Ignacio Ramonet. Conferencia en la clausura de la Bienal Iberoamericana de Comunicación en Córdoba –Argentina 29/09/2007

3 Presidente de la República de Ecuador, Rafael Correa en la conmemoración de los 50 años de FLACSO, 30/10/07.

Compartir
Joomla templates by a4joomla