Por: Alba Alserawan
Aish - 09-05-2013
En una callejuela del Cairo se arremolinan decenas de personas a la espera de su turno para comprar pan. Cuando Jálid llega a la verja pide una docena de rebanadas y se las lleva envueltas en hojas de periódico. «Dentro de poco no podremos comprar más de tres rebanadas y creo que no es bastante», reconoce. El Gobierno de Mursi limitará a partir de julio la compra de pan subvencionado por el Estado, aunque no ha especificado la cantidad. «Cada persona podrá adquirir un máximo de cinco rebanadas», según explica Sálah ed-Din, que trabaja como inspector de la panadería. «Es una cantidad razonable; muchas veces el pan acaba siendo alimento de los animales y el Estado gasta mucho dinero en ello».