Sobre una entrevista a Pablo Messina.

2 de setiembre de 2017

Los planteos de Pablo Messina en el reportaje de Hemisferio Izquierdo de 12 de mayo de 2017, abarcan una discusión muy actual, pero además permanente en la izquierda. (Parte II)

¿Para qué? Programa de Transición. Amplitud y Profundidad

El Objetivo: superar el capitalismo, y el camino, tomando las palabras de Rosa: “La lucha por reformas es el medio; la revolución social, el fin.(1899, Reforma o Revolución. Pag.11)”

Y las formas:

“Cada lucha tiene que acumular fuerzas, arrancar conquistas, fortalecer la organización, echar músculos en la izquierda, formar nuevos cuadros, hacer una experiencia profunda sobre la cual nace la conciencia revolucionaria, raspar en la profundidad de las masas obreras, los sectores todavía no movilizados, no conscientes, arrastrar a las capas medias, asegurar una imagen y una política de unidad. Es decir, crear las condiciones para que cada lucha nos haga más fuertes y nos muestre como perspectiva. (...)” (Rodney Arismendi. Discurso 1987)

Pero poco y pocos nos preguntamos, en esa transición:

¿Que papel juega un gobierno de izquierda?

“La lucha cotidiana por las reformas, por el mejoramiento de la situación de los obreros en el marco del orden social imperante y por instituciones democráticas ofrece a la socialdemocracia el único medio de participar en la lucha de la clase obrera y de empeñarse en el sentido de su objetivo final: la conquista del poder político y la supresión del trabajo asalariado. Entre la reforma social y la revolución existe, para la socialdemocracia, un vínculo indisoluble. La lucha por reformas es el medio; la revolución social, el fin.(1899, Reforma o Revolución. Pag.11)”(Aclaremos que aquí Sociademocracia es el partido revolucionario)

corresponde subrayar que Engels incluye el estudio de las formas que asume el estado burgués en un país determinado, como ingrediente obligatorio en la elaboración de toda hipótesis relativa a las "vías" de la revolución.” (Rodney Arismendi, Lenin la Revolución y América Latina. 1969)

Tanto Marx, como Engels y Lenin, diferencian claramente las distintas formas del Estado. No fue lo mismo la dictadura fascista, que el Gobierno de Pacheco, tampoco éste y los gobiernos batllistas de la década del 50. Y no son lo mismo, Blancos y Colorados -representantes directos de la clase dominante- que un gobierno del FA.

24/09/2017
Desde que los seres humanos hemos puesto por escrito nuestras vidas, sociedades, civilizaciones, tanto nuestros antepasados como los “dueños de este presente” que vivimos y en cual convivimos, debemos hacernos de la carga y responsabilidad individual y social que nos compete de “cuidar la casa (planeta tierra) el medio ambiente que la rodea y contiene, labrar la tierra y cuidar los rebaños para proveernos de alimentos y no andar andrajosos y famélicos por la vida, y pensar que este presente – para “ser y estar”- demandó de un pasado y requiere de perfilar, proyectar un futuro para que las nuevas generaciones puedan vivir en un equilibrio de paz, convivencia y necesario progreso de tenencia de bienes materiales y culturales que la expandan y lleven a una felicidad plena y altruista. No a la hecatombe y el caos, a la barbarie de la condición humana.

De momento histórico a “momentos histéricos”, la Humanidad lamentablemente convive y vive dentro de la segunda situación planteada y no dentro de la primera situación “deseada”, y sabemos a esta altura de nuestras vidas y de nuestras historias que no debe confundirse “la realidad tangible y concreta, con los sueños y deseos de que cuando seamos mejores instauraremos un mundo mejor”.
Hoy día los medios de comunicación de los “dueños del mundo”, nos anuncian con alborozo que en el marco de “la revolución científico técnica" las máquinas robotizadas y controladas por sistemas de regulación y control provenientes de la ciencia cibernética, desplazarán al desempleo y la incertidumbre a cientos de miles de trabajadores.

Este fenómeno, que en un mundo “globalizado, unipolar y capitalista”, no admite discusión, al Uruguay le traerá consecuencias y afectará a una zona aproximada de un 40 % de su clase trabajadora, las cámaras empresariales y dirigentes de la central obrera lo admiten y asumen esgrimiendo que para atenuar sus efectos, instalarán cursos con obreros y empleados para adaptarlos a la nueva situación … para lo cual unificarán capital y esfuerzo común de gobierno, empresarios y trabajadores.

10/09/2017

“Siempre he perseguido el paradigma de decir lo que se piensa y hacer lo que se dice” Liber Seregni

Ayer 9/09 terminó el primer capítulo de esta larga saga, en que se convirtió la persecución al vicepresidente y las dificultades del FA y su gobierno para posicionarse rumbo a los grandes cambios que prometía, desde su fundación en 1971.

La renuncia de Sendic antes que comenzara la discusión en el Plenario Nacional, sorprendió a todos, y marcó la reunión, que tras un largo cuarto intermedio emite una declaración muy anodina, quizás entendiendo que lo peor había pasado.

De cualquier manera esto no resuelve los interrogantes que arrastra el Gobierno y la fuerza política. En la mitad del tercer período de gobierno seguimos debatiendo si nuestra tarea es administrar mejor el capitalismo o poner proa a cambios profundos en las estructuras económica y social del país.

Hemos discutido si este tema puntual de Sendic, se debe a una ofensiva continental de la derecha -que sin duda existe y ha existido siempre- o a nuestros propios errores. Hemos polemizado si debemos tapar esos errores para evitar ataques de la derecha, o debemos, más bien, erradicarlos y combatirlos con más fuerza -no para que la derecha no tenga argumentos- sino por que es parte irrenunciable de nuestros principios y nuestra forma de ser y de hacer política.

También se ha planteado el cuidar la mayoría parlamentaria, Mujica: “no previeron que se necesitaban los votos de la 711”, cosa compartible, pero no condicionarlo a la renuncia de algún principio. Claro que habrá que negociar, como siempre. Dejar los principios por el camino y aceptar cualquier cosa es una opción de cortos de vista, hipotecar el futuro por un éxito momentáneo. Esto debía terminar. Y abrirnos el camino para ser más inflexibles aún, en el futuro, ante desvíos de este tenor .

Si se ha dicho que este y otros procederes son cosa común en el Estado, es la mejor oportunidad para establecer los mecanismos legales y reglamentarios que permitan erradicarlo. Si no actuamos, salvando las distancias, miremos lo que pasa en Brasil.

Pero hay algo muy importante a rescatar: la presencia, la participación, el protagonismo de los frenteamplistas, como hace tiempo no se veía, la amplia discusión pública por la prensa, por las redes y fundamentalmente en los organismos de base, que fueron la resultante de todo ese proceso, discutiendo y tomando decisiones, como debió ser siempre.

Sobre una entrevista a Pablo Messina en Hemisferio Izquierdo
2 de setiembre de 2017

Los planteos de Pablo Messina en el reportaje de Hemisferio Izquierdo de 12 de mayo de 2017, abarcan una discusión muy actual, pero además permanente en la izquierda.
La importancia del análisis, de la teoría, de definir la estrategia para el proceso de cambios revolucionarios, la necesidad de la superación del capitalismo, las condiciones objetivas, el papel de la voluntad.
Sobre las vías para la superación del capitalismo, dice: la estrategia debe estar basada en dos premisas.
“a) la necesidad de evidenciar las contradicciones del capitalismo,
b) convencernos y convencer que es posible construir una sociedad alternativa, más justa e igualitaria”

La izquierda uruguaya entre Juan Grompone y Gonzalo Pereyra. El fugaz retoño de viejas tendencia y la vigencia del Leninismo.

Autor: Aldo Scarpa
Diciembre 2016

I)
Bajo el título “Marx en la actualidad”se publicó un reportaje a Juan Grompone realizado por José Kechichián. En el mismo Grompone realiza una defensa del marxismo, su validez y actualidad. Argumenta en contra de los intentos de refutar la ley del valor y sostiene que esta se cumple en la realidad, más allá de que “es horriblemente subversiva y por ello necesario ocultarla. De lo contrario estamos mostrando la explotación”. Afirmación absolutamente compartible.