Ruben López
20/01/2019

En el artículo anterior planteamos la necesidad de fortalecer el proyecto histórico de la unidad del pueblo uruguayo, expresado en la unidad obrera en el PIT CNT y la unidad política de la izquierda en el FA.
Manifestamos nuestra preocupación por la responsabilidad histórica de "llegar a ser la generación que entierre esta tremenda construcción y perspectiva histórica"(Oscar Andrade)

Vimos que una de las debilidades de los procesos revolucionarios y progresistas, que tuvieron, tienen, en común: la falta de participación de las masas, relegadas, sustituidas por un núcleo dirigente, con el resultado no deseado de burocracia, corrupción, desvío del poder.

Ahora nos vamos a detener en el análisis de la situación, la necesidad de afirmar los principios, definir una estrategia y con flexibilidad encarar los desafíos tácticos y las tareas cotidianas. Para ayudar a la reflexión, para pensar entre todos las salidas y poner en movimiento a los verdaderos protagonistas, los sectores populares.

“porque seguimos considerando que el pueblo organizado democráticamente es el protagonista del proceso histórico. Esa es nuestra definición.” (Gral. Seregni. 29/04/1972)
________________________

La Lucha de Clases

“Así como Darwin descubrió la ley del desarrollo de la naturaleza orgánica, Marx descubrió la ley del desarrollo de la historia humana: el hecho, tan sencillo, pero oculto bajo la maleza ideológica, de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, beber, tener un techo y vestirse antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión, etc.; que, por tanto, la producción de los medios de vida inmediatos, materiales, y por consiguiente, la correspondiente fase económica de desarrollo de un pueblo o una época es la base a partir de la cual se han desarrollado las instituciones políticas, las concepciones jurídicas, las ideas artísticas e incluso las ideas religiosas de los hombres y con arreglo a la cual deben, por tanto, explicarse, y no al revés, como hasta entonces se había venido haciendo.” (F. Engels - Discurso ante la tumba de Marx (1883))

Una nueva crisis de incalculable magnitud, a nivel mundial, asoma en el horizonte:
El mundo no ha podido superar la crisis económico-financiera de 2007/2008 (burbuja inmobiliaria y quiebra de Lehman Brothers). Se debilitan las economías de USA, Europa y Japón, mientras crecen las emergentes, sobre todo China e India.
Avanzan la ciencia y la técnica, la productividad, desplazando fuerza de trabajo.
Se profundiza la acumulación de riqueza, mientras se multiplica la miseria. Se agrava la crisis humanitaria, aumenta la producción (y más aún la capacidad productiva), mientras se condena al hambre, la miseria, la muerte por enfermedades curables, a la mayoría de la humanidad.

La alocada carrera armamentista que apuesta a la guerra, para asegurar materias primas y mercados a las grandes potencias, pone en peligro a la humanidad y al planeta.
Una Oligarquía Mundial que acumula cada día más riqueza, ejerce el monopolio y se apropia del conocimiento, la información, la comunicación.
Se profundizan las contradicciones: producción, distribución y consumo; crecimiento de la burbuja financiera; tecnología, productividad y empleo; acumulación de capital y pobreza, superproducción de mercancías y miseria en amplias masas.

El trabajo muerto desplaza día tras día al trabajo vivo.
En el mundo, la primacía absoluta del Capital, expone a la humanidad a la destrucción. La obscena concentración de riqueza se expresa en que el 1%, tiene un patrimonio igual al 99% de la población restante.
Contradictoriamente, la acumulación de riqueza como nunca antes, profundiza la crisis del sistema en su fase imperialista.
La actual crisis, signada por la ley de la "tendencia a la baja de la tasa de ganancia"(Marx), muestra como la concentración y centralización del Capital, con su otra cara, la pauperización de grandes masas, no le permite realizar su ganancia.
Se reemplaza mano de obra por máquinas, robots, inteligencia artificial. Paradójicamente la mayor productividad y creación de riqueza, engendra más miseria, desocupación, menores salarios e inseguridad en el futuro de las personas.
Mas producción, con menos trabajadores, avances en la medicina (también se transforman en un problema para el sistema), prolongan la vida. Más población envejecida, desocupada, aumenta la pobreza, la miseria, los excluidos.

La crisis política.
Estas contradicciones y la consecuente incapacidad de la clase dominante para resolver las necesidades de la población muestra, a su vez, la debilidad del sistema.
El primer mundo ha perdido ya, para siempre, y desde hace tiempo, la posibilidad de seguir aumentando los ingresos y el bienestar de las masas, se ha roto un pacto no escrito tras los 30 años dorados (1945-1975), desatando una criminal y obscena acumulación de riqueza y una plutocracia que domina todas las esferas de poder mundial, abjurando de la democracia que tanto pregonan.

La deslocalización de las industrias, la hiper explotación de las maquilas en Asia y otras partes del mundo, sumadas a las guerras locales y la emigración, la pérdida de puestos de trabajo en los países centrales, ha dado nuevo impulso a la ultraderecha, neofascista, xenófoba y racista.
Desde Tump en USA, Bolsonaro en Brasil, Orban en Hungría, en Italia, los avances en varios países europeos, gobiernos de derecha tanto en Europa como en América Latina, respuesta contradictoria de los pueblos, que buscando solución a sus problemas, votan contra sí mismos.

Ya veremos, como por errores de la izquierda no ha sido posible frenar estos acontecimientos.

Pero, por otro lado, sectores socialdemócratas que reniegan de las políticas neoliberales y levantan programas radicales, se atreven a denunciar la propiedad privada, la brutal concentración de capital y el peligro que corre la vida en el planeta.

"las viejas élites,... Estos conservadores,...pensaron que podrían empujar al país un poco más. ..., fue el deseo de aumentar la penetración del mercado en las vidas británicas. ... Irónicamente, y si Corbyn juega bien sus cartas, el resultado final de este proceso podría ser un Marxista declarado al mando del Ministerio de Economía británico." ( ROY WILLIAM COBBY -16/01/2019)

Hoy además, en los más variados rincones del planeta se teje la resistencia. Trabajadores, pueblos enfrentan la brutal explotación, en la India más de 200 millones de trabajadores en huelga, en Hungría se alzan protestas contra Orban por sus decretos laborales, en Francia los Chalecos Amarillos se alzan contra la suba de combustibles y cercan a Macron, en Argentina crece la protesta y huelgas contra la austeridad de Macri.

Las "guerras de baja intensidad" en Asia y Africa conmueven al mundo, millones de hambrientos, desplazados, pagan por la agresión imperialista y el robo de sus riquezas naturales. La barbarie de las intervenciones, como la de Arabia Saudita en Yemen, EE.UU en toda la zona, Israel en Palestina, etc. Todo para satisfacer el apetito voraz de los Grandes Capitales y las potencias imperialistas que los respaldan.

¿Como se resuelve?

Todos los actores sociales y políticos proclama, que hay un problema, el "mundo está en crisis".
Para los empresarios:
bajan las ventas, bajan las ganancias
aumenta la competencia
suben los costos del Estado, aumentan los Salarios

Su receta es profundizar el sistema: producción de mercancías para acumular capital, producir más, ganar más, recién después, cuando la torta crezca, se podrá repartir mejor.

La clase dominante, su "sentido común", nos anima a pensar que la solución son "menos salarios e impuestos", para obtener "más empleo", más años de trabajo. para financiar una expectativa de vida mayor.

 Mientras los trabajadores:
El lente por el cual deben mirar los trabajadores es la lucha de clases, de lo contrario no podrán develar los hilos que determinan sus vidas.
redistribuir la riqueza, por ellos generada
una producción destinada a satisfacer las necesidades humanas.

Marx nos advierte sobre el engaño:
"El interés del capitalista y del obrero es, por consiguiente, el mismo, afirman los burgueses y sus economistas. En efecto, el obrero perece si el capital no le da empleo. El capital perece si no explota la fuerza de trabajo, y, para explotarla, tiene que comprarla. Cuanto más velozmente crece el capital destinado a la producción, el capital productivo, y, por consiguiente, cuanto más próspera es la industria, cuanto más se enriquece la burguesía, cuanto mejor marchan los negocios, más obreros necesita el capitalista y más caro se vende el obrero.
Por consiguiente, la condición imprescindible para que la situación del obrero sea tolerable es que crezca con la mayor rapidez posible el capital productivo.
Pero, ¿qué significa el crecimiento del capital productivo? Significa el crecimiento del poder del trabajo acumulado sobre el trabajo vivo. El aumento de la dominación de la burguesía sobre la clase obrera. Cuando el trabajo asalariado produce la riqueza extraña que le domina, la potencia enemiga suya, el capital, refluyen a él, emanados de éste, medios de trabajo, es decir, medios de vida, a condición de que se convierta de nuevo en parte integrante del capital, en palanca que le haga crecer de nuevo con ritmo acelerado” (De trabajo Asalariado y Capital – Carlos Marx)

Sin comprender esto, será difícil para los trabajadores, enfocar su lucha en el camino hacia su liberación definitiva.

Cerramos hoy con estas interrogantes que es necesario responder:

"¿Qué está haciendo la izquierda uruguaya en materia de producción de conocimiento y propuestas para mejorar las condiciones de vida de los más necesitados y el pueblo en general? ¿Qué está haciendo para captar voluntades, de enamorar, convencer: en fin, de construir una subjetividad de izquierda popular? ¿Dónde están sus usinas de pensamiento? ¿Cómo ejecuta esa teoría, qué resultados han tenido esas líneas de acción?" (Nicolás Centurion. La Internacional capitalista en versión uruguaya)

Anterior Artículo