21 Nov 2017
Publicado por Hemisferio Izquierdo

El problema de las vías al socialismo es una cuestión fundamental, ligado intrínsecamente a la cuestión del poder, la cuál ha sido soslayada por gran parte de la izquierda y el progresismo, que parecen en gran medida afiliados a la tesis sostenida por Eduard Bernstein de que “el movimiento lo es todo y el fin nada”, tesis criticada ya por Rosa Luxemburgo y Vladimir Lenin, pero que vuelve recurrentemente, a veces no como tesis explícita, sino implícita en las prácticas políticas. También gran parte de la izquierda parece haber aceptado la tesis del fin de la historia: no hay alternativas posibles al capitalismo, como en su momento planteara Margaret Thatcher, solo es posible mejorarlo dirán los defensores de terceras vías, habrá que desarrollar ciertas políticas que compensen las asimetrías creadas por una estructura y dinámica económicas percibidas como insuperables. Estas orientaciones generales están caracterizadas por un tacticismo que ha dejado de lado el pensamiento estratégico, de esta forma, el movimiento se transforma en algo aún mas absolutizado que en épocas de Bernstein, pues en este último habría, por lo menos, una esperanza utópica de llegar al socialismo por una vía evolucionista de reformas, tesis que todo el siglo XX se encargó de refutar. Otros -un poco más optimistas- se afilian a la tesis que ya en su momento planteara Karl Kautsky (se lo mencione o no): hay que esperar el desarrollo de las fuerzas productivas y el socialismo vendrá como un subproducto de ese desenvolvimiento. La consecuencia práctica es que los revolucionarios deben sentarse a esperar la revolución, es decir, deben dejar de ser revolucionarios, porque su acción política está condenada al fracaso mientras no maduren condiciones que están más allá de toda voluntad política: los seres humanos no hacen la historia es el mensaje de Kautsky, así, la ortodoxia marxista, representada por este pensador y dirigente de la socialdemocracia alemana de principios del siglo XX, llega a la negación de una de las principales tesis de Marx y de su concepción dialéctica de la historia, quien nos decía en sus “Tesis sobre Feuerbach”[1] que el ser humano es producto de sus circunstancias y educación pero que esas circunstancias y educación pueden ser modificadas, precisamente, por el ser humano.

19 de abril de 1983

I
La vigencia del marxismo-leninismo

Querida compañera Hanna, estimados representantes del Partido, de las Universidades, de las ciencias, profesores y estudiantes:

La compañera Hanna ha hecho muy difícil esta parte de mi tarea.  Ella, destacada científica, Rectora de esta prestigiosa Casa, pero sobre todo revolucionaria comunista de toda la vida, me ha dicho palabras generosas, que las comprendo dirigidas a mi pueblo y a mi Partido; estas tienen un relieve particular y emocionante por pronunciarse en la República Democrática Alemana, en esta Casa de teoría y práctica por ser formadora de cuadros revolucionarios y por venir de una persona que merece cariño y respeto como la compañera Hanna, cuya vida es una muestra característica de las virtudes y el temple del comunista.  Nuestra compañera es admirable por la firmeza de su historia personal, pero también por el hecho de que durante tantos años, en la hora de construir el socialismo en las tierras de Carlos Marx, le han dado la conducción inteligente, aunque dicen que con mano de hierro, de este prestigioso instituto.

    "Acercamiento a la obra de Rodney Arismendi desde una perspectiva transformadora: Universidad y Revolución en América Latina.”

    Autora: Lic. Anna Lidia Beltrán Marín.
    Departamento de Marxismo-Leninismo.
    Centro Universitario José Martí Pérez.
    Sancti Spíritus. Cuba

     “La Universidad es un hervidero de ideas, de discusión de métodos, de experiencias, pero esto es también un termómetro de la temperatura de la revolución en el Continente”.1
    Rodney Arismendi

ESPACIO FRENTEAMPLISTA - URUGUAY-
LIBERTAD, DEMOCRACIA, SOCIALISMO

En el correr de año 2004 se desarrollaron charlas y conferencias por parte de un grupo  de compañeros preocupados por la crisis ideiológica por la que pasa la izquierda en el país y en el mundo. Este texto pertenece a una de ellas.

PONENCIA

Marisa Battegazzore

EL CONCEPTO DE “DEMOCRACIA AVANZADA” EN RODNEY ARISMENDI: UN REFERENTE EN EL PROCESO POLÍTICO LATINOAMERICANO

                                    “Las citas no clausuran debates” (Rodney Arismendi)
                                    - pero dan en qué pensar y enseñan cómo. (M.B.)

  Rodney Arismendi: sus concepciones sobre la intelectualidad y los intelectuales. El paradigma del intelectual orgánico

Antonio Bermejo Santos

Se ofrece una introducción a las ideas que el dirigente comunista uruguayo Rodney Arismendi (1913-1989), primer secretario del Partido Comunista de Uruguay entre 1955 y 1988, mantuvo sobre los intelectuales

1A manera de introducción