"Año de la Agricultura"
Habana


Fidel:

Me recuerdo en esta hora de muchas cosas, de cuando te conocí en casa de María Antonia, de cuando me propusiste venir, de toda la tensión de los preparativos.
Un día pasaron preguntando a quién se debía avisar en caso de muerte y la posibilidad real del hecho nos golpeó a todos. Después supimos que era cierto, que en una revolución se triunfa o se muere (si es verdadera). Muchos compañeros quedaron a lo largo del camino hacia la victoria.
 

El “Che” en Uruguay, 1961

Ante las continuas agresiones contra Cuba. La campaña mediática que no ha cesado, desde aquellos lejanos años hasta hoy, por el contrario ha recrudecido, desinformando siempre sobre la lucha del pueblo cubano.

Con el agravante, que esa campaña difamatoria e interesada del imperialismo, confunde a gente progresista y de izquierda que llega a creer que los valores de la democracia y la libertad pueden estar mejor representados por los “amigos” del norte.

Sin dejar de ver los errores en estos 50 años de revolución, es bueno reflexionar sobre los hechos y no sobre los dichos.

Este texto, primera parte de la intervención del “Che”, detalla con agudeza y simplicidad el derecho de cuba a “existir” y el intento de ahogar -como intentara Churchill con la revolución bolchevique- al niño en su cuna.

 

Volver al Che

 Autor: Graziella Pogolotti | Fuente: La Jiribilla | 12 de Enero 2011

Perdida en la distancia, pensativa y soñadora, la mirada del Che, capturada por Korda, se ha convertido en un icono universal de esperanza y rebeldía. Entre nosotros su legado permanece vigente, como paradigma de consecuencia entre las ideas y los actos, como imagen de la entrega suprema a favor de los oprimidos, como inclaudicable defensor de la emancipación humana. A su obra de intelectual hay que volver una y otra vez. Marcada por su tiempo, como toda tarea de esta índole, trasciende la época y resulta ahora más necesaria que nunca. Renunció a su vocación literaria que asoma todavía en los apuntes de su diario boliviano para afrontar, en la vertebración de teoría y praxis, el árido terreno de las ideas. Con visión precursora, advirtió fisuras en el socialismo europeo y predijo el peligro de tomar el sendero equivocado en el bosque.

 

Galería de Imágenes

 

chec.JPG  (4152 bytes) che01c.JPG (4328 bytes) che44c.GIF (21499 bytes)
che3c.JPG (4776 bytes) che45c.GIF (16213 bytes) chemontc.JPG (5899 bytes)
chepipac.JPG (6464 bytes) che2c.JPG (5757 bytes) che43c.GIF (15341 bytes)

A 42 años de su muerte


A sus hijos
Queridos Hildita, Aleidita, Camilo, Celia y Ernesto:

Si alguna vez tienen que leer esta carta, será porque yo no esté entre Uds.
Casi no se acordarán de mí y los más chiquitos no recordarán nada.

Su padre ha sido un hombre que actúa como piensa y, seguro ha sido leal a sus convicciones.

Crezcan como buenos revolucionarios. Estudien mucho para poder dominar la técnica que permite dominar la naturaleza. Acuérdense que la Revolución es lo importante y que cada uno de nosotros, solo, no vale nada.
Sobre todo, sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Es la cualidad más linda de un revolucionario.

Hasta siempre hijitos, espero verlos todavía. Un beso grandote y un abrazo de

                                             Papá