Ruben López
01/02/2018
Ultimo informe de Oxfam-2018.  Este informe -categórico- no ha sido realizado por ningún grupo extremista de izquierda.  Ha sido presentado en Davos, durante la reunión anual de la élite mundial, donde se discute el rumbo de la economía y la vida de todo el planeta.

    Son cifras que definen la cruel realidad, espeluznante a poco de detenerse un minuto a mirar, del mundo.

1. El 1% más rico ha acaparado el 82% del crecimiento de la riqueza mundial del último año. A la mitad más pobre de la población mundial (3,700 millones de personas) no le ha llegado nada de ese crecimiento.

2. Actualmente hay 2 043 personas con fortunas por encima de los mil millones de dólares. En 12 meses, la riqueza de esta élite ha aumentado en 762 000 millones de dólares, a la mitad de la humanidad, nada.

3. Entre 2006 y 2015, los salarios aumentaron una media de un 2% anual, mientras que la riqueza de los milmillonarios se incrementó en un 13% anual.

4. El 1% más rico sigue acumulando más riqueza que el resto de la humanidad.

5. En Indonesia, los cuatro hombres más ricos tienen tanta riqueza como los 100 millones de personas más pobres.  
Las tres personas más ricas de Estados Unidos tienen tanta riqueza como la mitad más pobre de la población del país (unos 160 millones de personas).
En Brasil, una persona que gane el salario mínimo debería trabajar 19 años para ganar lo mismo que una persona del 0,1% más rico, en un mes.

6. Las mujeres aportan a la economía mundial 10 billones de dólares en trabajos de cuidados no remunerados.

7. Más de la mitad de la población mundial sobrevive dentro de la franja entre los 2 y los 10 dólares al día.
8. “La desigualdad crece cada día. Las personas trabajadoras están frustradas, sus salarios no alcanzan para cubrir sus necesidades básicas. Todo a causa de la creciente brecha entre ricos y pobres que limita las oportunidades para prosperar.”

9. La mayor parte de la desigualdad extrema es debida a herencias, monopolios, o relaciones de nepotismo o de connivencia con los Gobiernos

10. Los monopolios generan beneficios excesivos para sus propietarios y accionistas a expensas del resto de la economía.
11. El poder del monopolio se agrava por el clientelismo, por la capacidad de los intereses privados de manipular las políticas públicas para reforzar los monopolios existentes y crear otros nuevos.
Acuerdos de privatización, entrega de recursos naturales por valores irrisorios, corrupción en las compras públicas, exenciones y bonificaciones fiscales, así como vacíos legales en la regulación fiscal son distintas maneras en que los intereses privados de las personas con influencias se enriquecen a expensas de lo público. En total, Oxfam ha calculado que dos terceras partes de la riqueza de los milmillonarios es producto de herencias, monopolios o relaciones de nepotismo y connivencia.

12. Los beneficios económicos están cada vez más concentrados entre quienes más tienen. Mientras millones de trabajadores y trabajadoras en el mundo siguen percibiendo salarios de pobreza, las retribuciones de los accionistas y de los directivos se han disparado.

13. Existen alternativas a la estructura actual de la economía. Podemos crear una economía más humana que anteponga los intereses de los trabajadores y los pequeños productores; y no los de quienes reciben remuneraciones astronómicas, ni de las grandes fortunas. Este tipo de economía podría terminar con la desigualdad extrema y, al mismo tiempo, preservar el futuro de nuestro planeta. Debemos rechazar los dogmas de la economía neoliberal y la inaceptable influencia que ejercen las élites sobre nuestros Gobiernos. Hay dos maneras importantes de lograr esto: diseñar economías más equitativas desde un principio, y hacer uso de las políticas fiscales (recaudación y gasto) para redistribuir y lograr una mayor justicia

http://octubre1917.quehacer.com.uy/2016/01/13/crisis_capitalismo/